De 57 mil estudiantes con discapacidad, solo 10 mil reciben apoyo especializado

En colegios inclusivos. Uno de cada seis niños con habilidades diferentes y sus profesores reciben la asesoría del equipo multidisciplinario SAANEE del Minedu. En la víspera del Día de la Discapacidad surgen temas pendientes y propuestas.

15 Oct 2015 | 3:29 h

¿Qué pasaría si Pierina estudiara en un colegio regular? Quienes hoy son sus profesores formulan –a simple vista– algunas hipótesis: sin rampa, su silla de ruedas no llegaría a un segundo piso; sin material de apoyo, el aprendizaje sería lento y sin capacitación, sus nuevos maestros no podrían atenderla de manera especializada. 
 
Esta niña de ocho años entiende todo, aunque no tenga la facilidad para decirlo. Pierina sufre una parálisis cerebral que oculta –sin proponérselo– entre cada una de esas palabras que se esfuerza por pronunciar.
 
Ella estudia en el Centro de Educación Básica Especial (CEBE) Nº 2 Laura Alva Saldaña, de Barranco, junto a otros menores con habilidades diferentes, discapacidad intelectual o física, retardo mental, autismo o síndrome de Down.
 
Debido a que presenta una discapacidad leve, pronto podría trasladarse a un colegio regular e inclusivo, donde deberían aplicarse –sin restricción– programas y acciones que respondan a sus necesidades y que le permitan acceder a un servicio educativo de calidad como el que reciben aquellos escolares que no presentan ninguna discapacidad
 
Por lo menos así lo señala el Decreto Supremo Nº 026-2003-ED, que instauró la Década de la Educación Inclusiva entre el 2003 y el 2012. 
 
Doce años después y en la víspera del Día de la Persona con Discapacidad y de la Educación Inclusiva, ¿cuánto se ha avanzado? 
 
En todo el país, más de 57 mil niños, adolescentes y jóvenes con habilidades diferentes estudian en instituciones denominadas "inclusivas", sean públicas o privadas. Sin embargo, de este universo, solo 10 mil 667 reciben atención especializada y soporte a través de los Servicios de Apoyo y Asesoramiento de las Necesidades Educativas Especiales (SAANEE), según el Ministerio de Educación (Minedu).
 
Este último es un equipo muldisciplinario formado por educadores, terapistas, psicólogos, asistentes sociales y otros especialistas, que tiene como función acompañar al estudiante con discapacidad leve o moderada y al profesor durante el proceso de inclusión en la Educación Básica Regular (EBR). Su centro de operación son los CEBE, desde donde parten para visitar los colegios inclusivos. En todo el país existen 280 SAANEE. 
 
Son 57 mil los estudiantes incluidos y 10 mil los que reciben atención especializada. "A los restantes (más de 40 mil) no los llamaríamos incluidos, sino solo incorporados, porque están ahí pero no reciben apoyo. El colegio inclusivo es el que prepara a su personal para atender a la diversidad, acepta a los niños que tengan alguna dificultad", considera la experta del Consejo Nacional de Educación y directora de Ann Sullivan del Perú, Liliana Mayo.
 
Por su parte, la vocera de Foro Educativo, Teresa Tovar, sostiene que la responsabilidad de la inclusión no solo recae en los SAANEE, sino también en los docentes de la EBR. Precisamente, esta modalidad tiene "una enorme deuda porque no recibe a los jóvenes con discapacidad de modo adecuado". "En todos estos años, hemos visto que las Direcciones de Educación Especial han venido trabajando, pero la Básica Regular no ha cumplido con sus responsabilidades", señala.
 
Los miembros del SAANEE del CEBE Laura Alva, de Barranco, que atiende 17 colegios inclusivos, revelan un escenario común: cada integrante tiene a su cargo a 10 alumnos incluidos, cuando lo ideal sería 2 o 3. "Nosotros costeamos los pasajes y visitas a las casas de los escolares. Necesitamos más materiales educativos", dicen.
 

Metas y propuestas

La educación especial es una modalidad postergada por varias gestiones y ante ello existen propuestas. La titular de la Dirección General de Servicios Especializados del Minedu, Marilú Martens, afirma que existen colegios de EBR con temor por la inclusión "porque no hay conocimiento de cómo trabajar con los estudiantes de necesidades educativas especiales". "Eso es lo que estamos trabajando y nos abocamos a la inclusión. Hemos realizado cursos de capacitación desde la EBE y también contratamos a residentes para que acompañen el proceso de inclusión desde las regiones", detalla.
 
Agrega que se aumentará la atención de los Programas de Intervención Temprana-Prite (entre 0 y 3 años) en 50% y se incrementarán las plazas docentes en los CEBE. También incluirán a la educación especial en el Sistema de Información de Apoyo a la Gestión de la Institución Educativa (SIAGIE). 
 
Añade que el presupuesto para la educación especial crecerá 76% en el 2016. Todos esperan saldar esta deuda.

Actividades

Mañana se desarrollarán las actividades centrales por el Día de la Discapacidad. En el local del Minedu, profesionales y personas exitosas expondrán sus experiencias en materia de inclusión y discapacidad. Asimismo, se realizará la iluminación de la sede central, en San Borja. 
 
El Consejo Nacional de Educación (CNE) analizó la situación de la inclusión de niños y niñas con habilidades especiales en un seminario realizado en setiembre pasado. Considera que este tema debe convertirse en una prioridad y requiere de decisiones políticas urgentes.
 
En cada colegio regular debe haber dos estudiantes con discapacidad por aula.
 
En el país hay 16 mil 743 personas que estudian en los CEBE y 2 mil 126 en Prite.

 

Te puede interesar