Lambayeque: Desalojaron a invasores de huaca Los Perros en Mochumí

Plataforma_glr

La Republica
Publicidad

Ministerio de Cultura dispuso el desaloje a las personas que invadieron la huaca tras verificar que se trataba de personas que habrían sido impulsadas por traficantes de terrenos para aprovecharse de la difícil situación por la lluvias.

Con el apoyo de 210 efectivos de la Policía Nacional, el Ministerio de Cultura logró desalojar a más de 500 personas que habían invadido la zona arqueológica huaca Los Perros, ubicada al suroeste del distrito de Mochumí, en la provincia de Lambayeque.

El operativo se inició al promediar las 10 de la mañana, cuando el personal de la Policía ingresó a las 12.4 hectáreas que comprende la zona arqueológica, de las cuales el 90% se encontraba ocupada por los invasores.

PUEDES VER Lambayeque: Falsos damnificados invaden zona arqueológica

El desalojo se realizó de manera pacífica, incluso los agentes policiales ayudaron a las familias a retirar sus enseres que tenían dentro las cabañas que habían levantado con la intención de quedarse a vivir en la zona.

Al término de la diligencia, los efectivos policiales procedieron a destruir las viviendas de esteras que ocuparon los invasores, por más de dos meses.

El director de la Unidad Ejecutora 005 Naylamp, Alberto Risco Vega, informó que el desalojó se ejecutó luego de un arduo proceso de investigación por parte de la Procuraduría Pública del Ministerio de Cultura en que se determinó que las personas que invadieron la huaca Los Perros habrían sido alentadas por traficantes de terrenos.

Según el funcionario, los invasores aducían ser damnificados del “Fenómeno El Niño Costero”; sin embargo, se determinó que solo 13 familias figuraban en los padrones del Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) Lambayeque como damnificados por las lluvias.

Cabe indicar que la invasión de esta zona arqueológica se produjo el pasado 16 de marzo por aproximadamente 300 personas, quienes habían lotizado la zona arqueológica  para edificar  chozas, con palos, plásticos y esteras, además de realizar excavaciones ilegales que han puesto en riesgo la conservación del  monumento.