Peregrinos recorrieron con devoción hacia la imagen del Señor de la Ascensión de Cachuy

Plataforma_glr
27 05 2017 | 18:18h

Esto es una tradición que se realiza cada año. Los devotos recorren varios kilómetros en agradecimiento a imagen milagrosa del Señor de Cachuy, situada en la provincia de Yauyos, en Lima.

Un serpentín de luces blancas iluminaron las montañas de la provincia de Yauyos, en Lima, durante las noches del 24 y 25 de mayo reciente. Miles de peregrinos, empuñando una linterna, se encaminaron hacia las alturas del distrito de Catahuasi, para visitar a la milagrosa imagen del Señor de la Ascensión de Cachuy, situada a 3 mil 560 metros de altura. 

PUEDES VER: Declaratoria como Patrimonio Cultural de la Nación, ¿el próximo milagro del Señor de Cachuy?

Esta imagen se encuentra en el centro poblado de Cachuy, en donde existen pocos habitantes. Para llegar, se parte desde Cañete en una movilidad hacia Canchán. Una vez acá, el peregrino puede tomar otra movilidad hacia la zona de Pampa o iniciar ya su recorrido.

El principal atractivo en Cachuy es su Iglesia, debido a que ha conservado durante años la venerada imagen.

Los peregrinos al llegar realizan una inmensa cola para recibir la bendición del Señor de Cachuy, Pero, una vez terminado, buscan un lugar en el Santuario para poder pernoctar. Algunos aprovechan el grupo de velas que están ubicadas cerca al altar para resguardarse del duro frío. Otros en cambio con poca suerte tienen que dormir en las escaleras o en el suelo y poder arroparse con lo que tengan.

La Fe los lleva a soportar estas inclemencias. Mencionan que la imagen a la cual veneran es muy milagrosa, por el que le ruegan les sane las enfermedades o las afectaciones que tienen, aunque también los mueve el agradecimiento por haberles curado sus heridas. "Cuando tenía 24 años de edad me enfermé de úlcera al estómago. Pedí al Señor que me cure y lo hizo. Y como parte de mi agradecimiento participé dos veces de la organización del evento", mencionóó Celestino Yactayo Villalobo, de 73 años.

Un caso parecido lo presentó la docente Martha Calixtro Rivera, de 60 años, quien llegó desde el distrito limeño de Villa El Salvador para agradecerle al Señor de Cachuy por sus años más de vida, ya que en el 2013 le diagnosticaron linfoma gástrica (cáncer) y hasta el momento no necesitó de operación alguna para sobrellevar la enfermedad. "La razón por la que vengo aquí es el agradecimiento que le tengo a nuestro Señor, pues me acuerdo que le entregué la enfermedad a Él, y Él me ha mantenido en salud a pesar de ser, además, diabética", expresó agradecida.

Video Recomendado