Conoce la diferencia entre el pisco peruano y el aguardiente chileno

¿El pisco peruano o el aguardiente chileno? Esto es lo que hace la diferencia entre la bebida Nacional del Perú y el brebaje del país sureño.

¿El pisco peruano o el aguardiente chileno? Esto es lo que hace la diferencia entre la bebida Nacional del Perú y el brebaje del país sureño.

La controversia por el macerado de uva denominado pisco se ha reavivado con las reglas del ‘Concurso de Bruselas’. El brebaje que es parte de la identidad del Perú se enfrenta, una vez más, contra Chile, que se apropia de la bebida peruana.

Por ello, explicamos las diferencias entre el pisco del Perú y el aguardiente de Chile, desde el proceso de elaboración, hasta el sabor y el aroma que lo caracteriza a cada uno.

PUEDES VER: Los 25 países que reconocen al pisco como peruano

En nuestro país, las uvas que se usan para producir el pisco son de dos tipos: aromáticas y no aromáticas. En la primera se encuentran las llamadas quebranta, uvina, mollar y negra corriente; y en la segunda, albilla, italia, moscatel y torontel.

Mientras que en el país sureño, usan la uva moscatel, en diversas variedades; la Pedro Jiménez y torontel, en menor medida. Solo estas uvas son reconocidas como ‘uvas pisqueras’ en Chile.

Sin embargo, las uvas chilenas para hacer pisco tienen poco dulzor y por ello necesitan añadidos. Mientras que en el Perú, las uvas producen una gran cantidad de azúcar por las condiciones climatológicas calurosas y sus tierras desiertas áridas, que evaporan el agua y concentran el azúcar.

Para producir el aguardiente chileno, se destila la uva, pero no se logra la graduación alcohólica suficiente para embotellar, por ello se debe agregar agua destilada, es decir su bebida no es natural.

En nuestro país, está prohibido alterar la norma técnica del contenido alcohólico en el proceso del pisco. De esta manera, el pisco peruano se produce con una sola destilación y sin aditivos ni añadidos de ninguna clase.

Además, en el Perú la elaboración es artesanal, la misma de hace 400 años; lo cual permite a Chile producir hasta 10 veces más aguardiente de manera industrial. 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO