Condenada a cadena perpetua dirigió motín en cárcel de Chorrillos

Plataforma_glr
08 Oct 2012 | 20:40 h

Ernesto Guerrero y Alexi Velásquez.

El penal de mujeres de máxima seguridad de Chorrillos, habilitado a un costado de Santa Mónica, fue escenario ayer de un sorpresivo motín protagonizado por reclusas de alta peligrosidad implicadas en delitos comunes. Tres de ellas –incluida una condenada a cadena perpetua, por secuestro y homicidio– burlaron los controles internos y treparon un tanque de agua de más de 20 metros de altura para exigir desde allí la restitución de algunos beneficios penitenciarios. 

Unas 30 mujeres participaron en la revuelta que incluyó la captura temporal del pabellón ‘C’, donde habían sido instaladas hace 6 días como parte de un proceso de reordenamiento de la población penal.

Situaciones de gran tensión se vivieron durante casi tres horas, dentro y fuera del centro carcelario. Agentes del Grupo de Operaciones Especiales del INPE, provistos de bombas lacrimógenas y otras armas disuasivas no letales, ingresaron para restablecer el orden.

En tanto efectivos policiales se encargaron de controlar en los exteriores a decenas de personas que acudieron preocupadas para indagar por sus familiares o patrocinados. Pudo verse allí al abogado Alfredo Crespo, defensor de la terrorista Elena Iparraguirre, quien también está confinada en dicho presidio, pero no tuvo nada que ver con lo sucedido.

MAÑANA VIOLENTA

Los desmanes estallaron a las nueve de la mañana. No se trató de un acto improvisado. Hubo una minuciosa planificación, a juzgar por la forma en que acontecieron los hechos.

Antonio Villaseca, representante legal de una de las amotinadas, aseguró que la medida de fuerza fue adoptada  porque las autoridades carcelarias les asignaron un pabellón "sin acceso a luz, agua potable o una cama para dormir".

José Luis Pérez Guadalupe, presidente del INPE, rechazó la afirmación de Villaseca, e indicó que el nuevo ambiente que se les ha asignado dispone de todos esos servicios.

El funcionario sostuvo además que las internas de alta peligrosidad quebrantaron el orden reclamando derechos que no les corresponden. 

Se trata, siguió Pérez Guadalupe, de reclusas de régimen carcelario especial a quienes la ley solo les concede disfrutar de 4 horas de patio al día y ser visitadas únicamente por familiares directos. Sin embargo, "venían gozando indebidamente de 8 horas de patio y de visitas sin restricciones, beneficios que les corresponden a las presas de régimen ordinario".

Desde Cajamarca, donde se encuentra en misión de trabajo, la máxima autoridad del INPE explicó que antes del miércoles último no se aplicaron debidamente las disposiciones legales en el penal de Chorrillos por no contar con un lugar adecuado para las presas de régimen especial.

Fue necesario –dijo– llevar a un centenar de internas desde Chorrillos hasta el penal de Piedras Gordas 2 de Ancón, a fin de superar el hacinamiento en el primer local y asignar el pabellón 'C' a las más peligrosas.

EL ENGAÑO

Se conoció que el personal de seguridad fue sorprendido por tres reclusas que simularon estar enfermas y requirieron asistencia médica de emergencia. "Aprovecharon su traslado al tópico para burlar la custodia, secundadas por sus compañeras". Al mediodía la calma retornó al presidio. Un fiscal y representantes de la Defensoría del Pueblo lograron que las amotinadas volvieran a sus celdas. Las rejas se cerraron.

CLAVES

Las tres internas que treparon el tanque de agua del penal y dirigieron el motín fueron identificadas como Beatriz Fernández Sánchez, Elizabeth Rosales Linares y Liliana Pereyra la Rosa.

La primera purga cadena perpetua por participar en el secuestro y homicidio del empresario Luis Enrique Vergara Rivera, dueño de la discoteca Capital. Las otras dos están presas por tráfico ilícito de drogas, según detalló la policía.

EN CIFRAS

170 agentes del Grupo de Operaciones Especiales del INPE y de la policía antimotines fueron enviados a la cárcel de Chorrillos para restablecer el orden.

67 internas sentenciadas por terrorismo, incluida Elena Iparraguirre, esposa de Abimael Guzmán, también están confinadas en ese penal.

Video Recomendado

Lazy loaded component