ALERTA - Elecciones 2021: revisa a qué hora te tocará votar, según el último dígito de tu DNI

Alertan que juego de la ouija puede causar histeria y esquizofrenia

Plataforma_glr

@larepublica_pe

30 Oct 2009 | 12:40 h

A pocas horas de desarrollarse las fiestas de Halloween, el Ministerio de Salud (Minsa) advierte que el juego de la ouija puede ocasionar casos de histeria, esquizofrenia y trastornos sicóticos entre las personas que la juegan, siendo necesario la atención médica en un establecimiento de salud.

Freddy Vásquez, director del Centro de Prevención del Suicidio del hospital “Hideyo Noguchi” del Minsa, sostuvo que el público más susceptible a este juego, donde supuestamente las personas tienen contacto con los espíritus, son los adolescentes quienes pueden entrar en un trance de exaltación y distorsión de la realidad siendo inducidos fácilmente al suicidio.

“Cuando la persona se exacerba es el momento en el que los adolescentes dicen haber sido poseídos por el demonio, lo cual crea una aterradora connotación demoníaca que los puede volver agresivos y hasta pueden desarrollar movimientos corporales involuntarios”, alertó el especialista.

Asimismo explicó que el juego de la ouija tiene una serie de elementos que tienen que ver con la imaginación y hasta con las supersticiones y las películas de terror. En muchos casos los menores de edad, en especial los adolescentes, realizan este tipo de juegos para satisfacer la curiosidad o con fines sociales para no sentirse marginado e insertarse al grupo de amigos.

Por ello, se recomienda a los padres de familia ser cuidadosos con las prácticas lúdicas que desarrollan sus hijos, y detectar a tiempo cualquier anormalidad como falta de apetito, bajo rendimiento escolar, falta de aseo personal y otras señales indicadoras.

De otro lado, recomendó no perder de vista a sus hijos cuando ellos deseen salir a pedir caramelos en la calle, pues explicó que la oscuridad y lugares aislados son aprovechados por los delincuentes quienes padecen problemas mentales y se dedican a ultrajar a los menores.