MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
PARTIDOS 29 DE NOVIEMBRE - ¿Qué equipos se enfrentarán este martes por el Mundial Qatar 2022?
PARO DE TRANSPORTISTAS EN VIVO - Gremios niegan tregua y se reúnen con Ejecutivo este lunes 28
Sociedad

Colectivos y activistas se manifestaron a favor del aborto legal en el Perú

En el marco del Día de Acción Global por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, cientos de mujeres y personas en todo el país marcharon en favor del derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

Personas de todo el Perú se pronunciaron a favor de la legalización del aborto seguro. Foto: John Reyes/La República
Personas de todo el Perú se pronunciaron a favor de la legalización del aborto seguro. Foto: John Reyes/La República
Luis Pequeño

El último miércoles 28 de septiembre, diversas organizaciones y personas de todo el Perú se unieron en una sola voz para manifestar la necesidad de una ley que despenalice el aborto y se ofrezca una alternativa segura y gratuita para interrumpir voluntariamente el embarazo.

Según indicó Gisselle Morales Vargas, socióloga y vocera de Asamblea Verde, el objetivo de la manifestación era llamar la atención de las autoridades nacionales sobre este tema, concientizar a los ciudadanos y plantearles la opción del aborto como un derecho inherente a las personas, quitando de por medio la estigmatización que ha dominado el debate público sobre este tópico.

Ciudades como Trujillo, Chiclayo o Cusco también se sumaron a la iniciativa que fue organizada en el marco del Día de Acción Global por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, conmemoración que tiene lugar en el mundo desde 1990. Dicha iniciativa apunta a que se hable de los peligros que implica el mantenimiento de políticas restrictivas en torno al aborto.

Colectivos se manifestaron principalmente en el centro de Lima en favor de la despenalización del aborto. Foto: John Reyes/La República

¿Cómo se desarrolló la marcha?

Los diversos colectivos y organizaciones, entre las que se cuentan Flora Tristán, Manuela Ramos y Amnistía Internacional, así como las personas que deseaban tomar parte de la marcha, se dieron cita en la Plaza San Martín.

Durante varias horas, los asistentes caminaron por las distintas calles del Centro Histórico y se desplazaron a los exteriores del Ministerio de la Mujer y del Ministerio Público. Esto, a fin de visibilizar los reclamos que durante años se viene haciendo a la justicia en relación a esta materia.

Uno de los principales pedidos fue que se deje de forzar la maternidad de las menores de edad que fueron víctimas de abuso sexual, cuyos derechos se han visto particularmente vulnerados por las prácticas conservadoras.

Marchantes satirizaron a los políticos que han entorpecido los esfuerzos de legalización del aborto. Foto: John Reyes/La República

No solo un derecho de las mujeres

Asimismo, la marcha buscó poner en agenda no solo el reclamo de las mujeres por la despenalización del aborto, sino también la necesidad de visibilizar a otras personas con capacidad de gestar y, en consecuencia, de afrontar procesos de interrupción del embarazo, como lo son los hombres trans y las personas no binarias.

En este sentido, varias personas de la comunidad LGTBI también se sumaron a la manifestación.

Personas no binarias también se sumaron a la marcha del 28 de septiembre. Foto: John Reyes/La República

¿Cuál es la situación del aborto en el Perú?

En lo que respecta a los avances en materia del derecho a abortar, Perú se encuentra entre los países con mayores restricciones de toda Sudamérica, junto con Venezuela y Paraguay.

Aunque desde 1924 está permitido el aborto terapéutico, cabe señalar que en la práctica ha existido muchas dificultades para aplicarlo.

Cifras alarmantes en el país. Foto: John Reyes/La República

En junio de este año, la congresista fujimorista Rosangella Barbarán presentó un proyecto de ley con el cual, a pesar de no mencionar explícitamente la palabra aborto, pretendía anular en la práctica el acceso a la interrupción del embarazo por cuestiones de salud física y/o psicológico.

Este situación implica un panorama complicado para el respeto a los derechos reproductivos en un país que ya adolece de cifras alarmantes de violencia física, psicológica y sexual contra mujeres de todas las edades.