Sociedad

Estigmas en la salud mental: ¿un bar temático banaliza el tratamiento en centros psiquiátricos?

Carlos Palacios, director adjunto del Hospital Larco Herrera, analiza el problema de usar diagnósticos de enfermedades mentales con fines comerciales.

La Republica
Restobar banaliza la salud mental y atención psiquiátrica. Foto: composición LR / @magistragos
Sociedad LR

Con información del doctor Carlos Palacios, director adjunto del Hospital Víctor Larco Herrera, en donde también pertenece al Departamento de Psiquiatría de Niños y Adolescentes. (*)

Durante la última semana se viralizó en redes sociales el caso de un restobar con el nombre de Estación Psiquiátrica, cuyo concepto está basado en la estigmatización de las enfermedades mentales. Activistas, instituciones, expertos y figuras públicas se pronunciaron en contra de este tipo de uso de la salud mental.

¿Casos como este aportan a la banalización y estigmatización de las personas que viven con enfermedades mentales? Según la Organización Panamericana de la Salud, el estigma en salud mental es uno de los desafíos más grandes en cuanto a salud pública se refiere.

Banalizar la salud mental

Carlos Palacios, director adjunto del Hospital Larco Herrera, señala que la decisión de adoptar como “temática” la salud mental de las personas partiendo desde la desinformación es contraproducente si se consideran los objetivos en políticas públicas que tenemos como país.

En los comentarios que se presentaron en redes sociales, muchos usuarios calificaron de “exageración” las críticas que se realizaron respecto al concepto del bar. Otros, en tanto, adoptaron una posición de burla al respecto. El respeto, la inclusión y el acceso a la atención son difíciles de conseguir si se sigue perpetuando un esquema en el que la salud mental es motivo de burla.

“Estamos hablando de una situación en la que se utiliza un tema delicado para comercializar. Hay dos problemas claros: el primero es la información equivocada, porque así no es un hospital; el segundo es el refuerzo que se hace en cuanto al rechazo a las personas con diagnósticos mentales. Muchos de ellos han podido ver esto y pensar ‘mejor no voy a atenderme, ¿qué pueden pensar de mí?’”, refiere el experto.

Desinformación y estigmatización

Para el Dr. Palacios, el estigma sobre la salud mental parte desde la desinformación que existe al respecto y al escaso reconocimiento que se tiene de las enfermedades mentales.

“Si te duele en el pecho en el lado izquierdo, vas corriendo al cardiólogo. Si te duele la cabeza, vas corriendo al neurólogo. No tienes que ser personal de salud para saberlo, pero todavía existe, lamentablemente, mucho desconocimiento de qué hacer ante un problema de salud mental, incluso cómo reconocerlo o cómo valorarlo”, señala el especialista en salud mental.

Frases como “métele ganas” o “es una cuestión de actitud” son ampliamente comentadas por parte de la población que piensa, erróneamente, que las enfermedades mentales se combaten con una buena actitud. “Se piensa que superar un diagnóstico mental depende de la voluntad de cada persona y si no puedes sobreponerte a eso hay algo mal en ti, cuando no es así”, puntualiza Palacios.

La desinformación que rodea a la salud mental se extrapola incluso a cuestiones que se encuentran al alcance de todos, como páginas en internet, comentarios en redes sociales y “consejos” de personas que desconocen sus implicancias y que terminan brindándole a los pacientes información errónea que al final evita que busquen ayuda profesional.

“El estigma hace que vivir con una enfermedad de salud mental tenga una carga negativa, con lo cual, incluso buscar el pronóstico de sus diagnósticos puede ser preocupante para los pacientes. Pero si le sumamos a ello los comentarios que hacen otras personas, utilizando diagnósticos como bipolar o loco como insultos, es terrible. Eso marca a las personas y empiezan a pensar que es una vergüenza el que (los demás) se enteren”, explica Palacios.

El restobar llamado "Estación psiquiátrica" se encuentra ubicado en Lince. Foto: Twitter

Problemática actual

El acceso a la atención en la salud mental continúa siendo una problemática en la salud pública, según entidades como el Ministerio de Salud y la Organización Mundial de la Salud. Temas como el costo del tratamiento o la ubicación de los centros de atención pueden ser factores de gran influencia para que una persona decida no acudir a un especialista.

“Las alternativas como los centros de salud comunitarios buscan darle acceso a la población a servicios de salud mental. Pero seis de cada 10 personas no buscan atención porque el estigma hace que se alejen de la oportunidad de recibir un tratamiento adecuado y oportuno”, puntualiza el médico.

Otro aspecto que no se puede pasar por alto es la idea del tratamiento farmacológico como la única alternativa que se brinda dentro de las instituciones mentales cuando ello es solamente una parte de lo que implica un tratamiento. Palacios explica que en las intervenciones participan psicólogos, trabajadoras sociales, enfermeras, personal técnico, tecnólogos y especialistas en distintos tipos de terapias. Se trata de un abordaje completo.

Diversos usuarios denunciaron la temática del bar por medio de redes sociales y exigieron una sanción. Foto: Twitter @primaverita11

“Contrariamente a lo que muchas personas suelen creer, el internamiento no es necesario en la mayoría de los casos. La mayoría de las personas nunca necesita internamiento”, puntualiza el médico al respecto. En ese sentido, la atención ambulatoria cobra importancia para quienes se atienden en los servicios de salud mental.

La cuestión presupuestaria; sin embargo, es un inconveniente para poder continuar potenciando los servicios de salud mental público en el país. El Estado mantiene un presupuesto deficitario para varias áreas, lo que representa un impedimento.

“Contar con programas de difusión masiva en salud mental sería excelente para que la población en su totalidad tenga acceso a la información. Debe existir una toma de conciencia al respecto del tema desde el Estado, considerando las diferentes condiciones en las que vive la población”, finaliza.

(*) El doctor Carlos Palacios es médico y psiquiatra por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Ha culminado una maestría de Bioética y derecho en la Universidad Católica Sedes Sapientiae. Es psicoterapeuta TRE y Cognitivo Conductual. Cuenta con un diplomado en Gestión. Actualmente, es el director adjunto del Hospital Víctor Larco Herrera, en donde también pertenece al Departamento de Psiquiatría de Niños y Adolescentes.

*Con información de Científica Divulga