Sociedad

La historia no contada: el novio que murió junto a su madre, su hermana y sus familiares de Áncash

Rossevelt se casó en la Catedral de Sicuani y, poco después, retornó al mismo altar junto a la novia, pero a sus funerales. Hace unos días, invitó a toda su familia de Áncash a su matrimonio y, ahora, varios, incluida su madre, retornan en féretros.

El día del accidente de tránsito, Rossevelt murió con varios de sus familiares cercanos. Video: La República
Claudia Beltrán

La otra historia. El 13 de agosto, Rossevelt Nieto Cisneros y Mayumi Quispe Arenas contrajeron nupcias en la Catedral Prelaticia de Sicuani, en Cusco. Ella iba vestida de blanco y él con un smoking plomo. En el amplio salón del recinto religioso, aguardaban sus familiares; entre ellos, varios de los parientes del novio llegados desde la región Áncash y su madre, quienes no podían faltar. Lamentablemente, la unión familiar se rompería tras un accidente de tránsito.

Cinco días después de la unión religiosa, Rossevelt y Mayumi volvieron junto a su hijo a la Catedral Prelaticia de Sicuani. En lugar de jolgorio había llanto, en vez de sonar la marcha nupcial quedó la marcha fúnebre. En el mismo altar donde se dieron el sí para convertirse en esposos, ahora yacían sus cuerpos en féretros. Y mientras la misa de cuerpo presente se desarrollaba en Sicuani, los ataúdes de la madre, hermana, tío y sobrinos de Rossevelt retornaban a Áncash para sus exequias.

Doña Julia Cisneros Vega (62) llegó a Sicuani previo al matrimonio de su hijo Rossevelt. Para las celebraciones, viajó junto a su hija Johana Katherine Nieto Cisneros (32), quien quiso acudir a la fecha más importante para su hermano acompañada de sus dos hijos de 8 y 10 años. Entre los familiares del novio, también acudió a las celebraciones su tío José Cisneros Huerta.

Invitación de los entonces novios.

Rossevelt y su familia eran originarios del centro poblado de Colcas, provincia de Huari, Áncash. A su madre, hermana, sobrinos y tío les demandó varias horas de viaje para llegar a su encuentro y participar de su boda. Su padre, Fortunato Nieto, falleció en enero de 2021.

El fatídico martes 16 de agosto, Rossevelt conducía el auto rojo a bordo del cual llevaba a su esposa e hijo. También iban con él la mujer que le dio la vida, su hermana, dos niños —que eran sus sobrinos— y su tío. El recién casado solo quería pasar buenos momentos con sus parientes, quienes en unos días debían retornar a Áncash.

El día del accidente de tránsito, Rossevelt murió con varios de sus familiares cercanos. Foto: Ayma

El día del accidente, otros familiares de los recién casados también iban en otros vehículos. Según contaron, Johana Nieto y sus dos hijos sobrevivieron al impacto inicial; sin embargo, cuando eran trasladados al Hospital Alfredo Callo Rodríguez de Sicuani, perdieron la vida.

El jueves 18 de agosto, mientras los féretros de Roosevelt, su esposa Mayumi y su hijo Maxwell recorrían las calles de Sicuani llevados en hombros por varios varones para darles el último adiós, su madre, su hermana y sus otros familiares retornaban a Áncash ya no en un bus interprovincial, sino en ataúdes; cumpliendo así un largo viaje de más de 35 horas hasta llegar a Huari para el descanso eterno en un camposanto.

Lazy loaded component