PRIMER TRIUNFO DE LA ERA REYNOSO - La Bicolor goleó 4-1 a El Salvador en el segundo amistoso
Sociedad

Así fueron las últimas horas de Malek Andía asesinado por extranjeros en una discoteca

Sicariato, trata de personas, prostitución y una tragedia transnacional ocurrida en un centro nocturno de Satipo (Junín).

El 1 de abril se ordenó la detención de todos los implicados y esta tarde los agentes de la División de Homicidios atraparon a Kelvin Ortiz Maita. Foto: PNP
El 1 de abril se ordenó la detención de todos los implicados y esta tarde los agentes de la División de Homicidios atraparon a Kelvin Ortiz Maita. Foto: PNP
Óscar Chumpitaz

El asesinato de Malek Giordano Andía Quispe (19) “por ser peruano y miembro de una banda rival”, dejó en evidencia que la problemática de la xenofobia y la intolerancia ciudadana es uno de los principales retos que las autoridades deben asumir para combatir los índices de violencia en el país.

Este martes 16 de agosto, agentes policiales capturaron en Lima al ciudadano venezolano Kelvin José Ortiz Maita (24), alias ‘Kelvin’, implicado en este homicidio calificado.

El crimen, cometido por venezolanos en Satipo, Junín, fue un aparente ajuste de cuentas por mantener el control y la hegemonía de la trata de personas y la prostitución.

Luego del indignante desenlace, la División de Homicidios, a cargo del coronel Víctor Revoredo, recogió las versiones de testigos y reconstruyó cómo fueron sus últimas horas antes de encontrarse con quienes le quitaron la vida, la madrugada del pasado 11 de febrero en el ‘night club’ Venus, ubicado en el distrito de Río Negro.

Poco antes, el venezolano Kengerbert Carlos Serrano Zabala (31), alias ‘Caracas’, líder de la banda criminal ‘Los Sanguinarios del Tren de Aragua’ tuvo conocimiento que Reykar Abigail Sufia Araya (26) se encontraba reunido con Elmer Andrés Vilva Quincho (36) y Malek Giordano Andía Quispe (19), pertenecientes a la banda ‘Los Gatilleros de Guaira’, en la zona denominada Faraón.

‘Caracas’ salió con una mujer del Night Club Vanesa y se dirigió al hospedaje Rey David donde trajo un arma de fuego y luego se dirigió hasta el hotel Luna, donde recogió a los sicarios José Alberto Serquera Luna (31), Elvis Gabriel Márquez Arraiz (29) y Kelvin José Ortiz Maita, todos de nacionalidad venezolana. Ellos se desplazaron a la zona de Faraón.

Allí comprobaron que Reykar, Vilca y Kevin se habían retirado del lugar, quedándose solo Malek Giordano, cuyo automóvil se encontraba estacionado frente al local Venus, donde ingresó ‘Caracas’ y fue seguido por los otros sicarios que desataron una balacera que acabó con la vida de Malek, quien se encontraba solo.

El 1 de abril se ordenó la detención de todos los implicados y este martes los agentes de la División de Homicidios atraparon a Kelvin Ortiz Maita.

El coronel Víctor Revoredo manifestó que el móvil seria por las rencillas entre bandas criminales. Dijo que las investigaciones han demostrado que ‘Caracas’ contrató a sicarios compatriotas suyos para victimar a sus rivales.

“Al ver solo a uno de ellos, no duraron en atentar contra su vida y de esta manera dejar a sus adversarios un mensaje en la zona sobre su dominio, violencia y peligrosidad”.