- Yenifer Paredes se entregó y permanece en la Diviac
Sociedad

Renovarán por 5 años autorizaciones de 500 rutas de Lima y Callao

Cambios. Una ley que está por promulgarse permitirá a la ATU otorgar permisos a transportistas, pero bajo exigencias. Esto se da mientras aún no se licitan 31 paquetes de rutas de los corredores.

El caos imperante. Lima tienen un transporte público deficiente. Estado se comprometió con la implementación de un sistema integrado, pero no se cumple. Foto: La República
El caos imperante. Lima tienen un transporte público deficiente. Estado se comprometió con la implementación de un sistema integrado, pero no se cumple. Foto: La República
Jesica León

Debido a la implementación a medias de los corredores complementarios, la Autoridad del Transporte Urbano (ATU) podrá renovar, de manera excepcional, las autorizaciones de las empresas de combis y buses de Lima y Callao por cinco años más, basándose en una norma que aprobó en julio pasado el Congreso y que el Ejecutivo está por promulgarla la otra semana.

Para eso, la propuesta impulsada por las legisladoras Susel Paredes, Patricia Juárez y Noelia Herrera -que fue adecuada y mejorada por la ATU- plantea que durante la implementación del Sistema Integrado de Transporte (SIT) la entidad se encuentre facultada para dar autorizaciones, en un régimen excepcional, teniendo en cuenta que su ley de creación ordena que solo pueda dar concesiones a las rutas.

Esto era un pedido de los transportistas que, por medio de paralizaciones, pedían estabilidad jurídica para la compra de nuevas unidades, ya que la ATU les prorrogaba cada seis meses sus permisos desde el 2018.

En diálogo con La República, el asesor de presidencia ejecutiva de la ATU, Luis Vilela, refirió que son 510 rutas las que van a ordenarse de acuerdo a criterios técnicos. “En base a un plan regulador se va a definir cuáles son aquellas que tendrían que seguir, a fin de armar una red eficiente de transporte. Ahora, ¿en base a estas 510 rutas se va a trabajar para optimizar los servicios pueden quedar menos? Posiblemente”, explicó tras señalar que no habrá una renovación automática o sin exigencias.

Así, entre las condiciones que se “pedirán gradualmente” para estandarizar el servicio están: el uso de un sistema de control de GPS, la presentación de una caja centralizada, la implementación de medios de pago sin contacto; así como el chatarreo de sus vehículos, el respeto a las normas laborales (conductores en planilla) y la renovación de su flota. Las empresas que no logren asegurar eso, estarán fuera.

Según Quispe Candia, director de la ONG Luz Ámbar, en los cinco corredores complementarios operan hoy 785 buses cuando deberían de ser 5.000. Foto: La República

Vilela afirmó que el mes pasado se ha prorrogado las autorizaciones por un año más. “Así, en un plazo de seis meses de aprobada la ley, ya podríamos estar abriendo este régimen transitorio en Lima y Callao”.

Con respecto a los corredores, según dijo, ya se viene trabajando en los estudios previos antes de que se convoque a licitación de los 31 paquetes de rutas que aún faltan. “Estamos actualizando los informes, ha habido pandemia, entonces los patrones de movilidad se han modificado. Los indicadores de demanda de servicio no son los mismos, todo eso influye”, dijo.

Cuestionamientos

El director de la ONG Luz Ámbar, Luis Quispe Candia, refirió que esto contradice la ley de la ATU, que ordena concesionar las rutas. ”Con este norma no se dará 5 años, sino 10 o 15 años y vamos a seguir con combis y cústeres. Estos señores, dueños de rutas, no han hecho en estos 30 años algún esfuerzo por mejorar el servicio. Al contrario, a ellos les conviene seguir con el sistema comisionista-afiliador que se basa en el correteo”, aseveró.

Lamentó que se vaya a frustrar el Sistema Integrado de Transporte. “Es una pena que se haya aprobado esta ley”. Según dijo, la ATU tiene la idea de implementar el SIT con los actuales transportistas que no tienen capital, no son sujetos de crédito y que no tienen caja centralizada.

En tanto, Alfonso Flórez, gerente de la fundación Transitemos, señaló que la nueva ley era necesaria porque le permite a la ATU ampliar las autorizaciones mientras se va rediseñando todo este modelo del SIT con capacitaciones y formación de empresarios, a fin de ir culturalmente hacia un modelo de concesión.

Estas capacitaciones duran tres años y debieron empezar en el 2020, pero vino la pandemia y se generó un retraso. “La concesión de los demás corredores no va a estar antes del 2025″, concluyó.

Reacciones

Luis Quispe Candia, director de Luz Ámbar

“¿Por qué se da este retraso del Sistema Integrado del Transporte? Por la ineptitud de las autoridades que no toman decisiones. Con esta ley, vamos a seguir con combis y cústeres por 10 o 15 años”.

María Jara, jefa de la ATU

“Lo urgente es que nos habiliten la posibilidad de otorgar autorizaciones a largo plazo para que puedan haber inversiones en el servicio y se destrabe la maraña de rutas que hay en la red de transporte”.

Claves

Durante la gestión del prófugo exministro de Transportes Juan Silva, se pretendió perpetuar por 10 años las rutas de Lima y Callao sin ningún tipo de condiciones.

En los cinco corredores complementarios operan hoy 785 buses cuando deberían de ser 5.000, según Quispe Candia. Por ese motivo, hay mucha necesidad del usuario.