“Dragon Ball Super: Super Hero” llegó a los cines: lo que debes saber sobre la nueva película
Sociedad

Viruela del mono en Perú: revisa el protocolo para el tratamiento y aislamiento de casos

Hasta el momento se han detectado un total de 15 casos de personas con la enfermedad en Perú, según el Minsa. Conoce aquí el protocolo de atención del Minsa.

La norma indica que los primeros síntomas de la viruela del mono son fiebre, dolor de cabeza y fatiga. Foto: composición Fabrizio Oviedo/La República
La norma indica que los primeros síntomas de la viruela del mono son fiebre, dolor de cabeza y fatiga. Foto: composición Fabrizio Oviedo/La República
Sociedad LR

El último lunes 4 de julio, el ministro de Salud, Jorge López, informó que en el Perú ya se registran 15 casos de personas infectadas con la viruela del mono, por lo que el Minsa iniciará a poner en práctica la Resolución Ministerial 479-2022, referida a la Norma Técnica de Salud N.° 187-MINSA/ DGIESP-2022, publicada el último domingo 3 en el Diario Oficial El Peruano, que establece el protocolo para la prevención y manejo de los pacientes que han contraído esta enfermedad.

Las disposiciones “para la prevención y el abordaje de casos sospechosos o confirmados de viruela del mono en la comunidad y en los establecimientos de salud” son de carácter obligatorio en todos los hospitales del Ministerio de Salud, Sanidades de las Fuerzas Armadas, EsSalud, Sanidad PNP, clínicas y demás locales del sector.

Síntomas de la viruela del mono

La norma indica que los primeros síntomas de la viruela del mono son fiebre, dolor de cabeza y fatiga. A ello se le suma la presencia de adenopatías (inflamación de ganglios linfáticos) en cuello, axilas e ingle.

Posteriormente, se notan las lesiones en la piel, las cuales evolucionan de forma paralela. Además, entre siete a 14 días es el periodo de incubación, pero puede extenderse de 5 a 21 días.

¿Cómo saber si tengo viruela del mono?

El Minsa también especifica los pasos a seguir para confirmar la enfermedad, que consisten en realizar cualquiera de los cuatro tipos de muestra: muestra de sangre, hisopado nasofaríngeo y orofaríngeo, hisopado de las lesiones y muestra de las costras secas.

Al obtenerlas, deben ser estudiadas en un laboratorio y someterlas a pruebas de PCR en tiempo real en el caso de muestras de hisopado de las lesiones y serología para detección de anticuerpos.

Adicional a esto, hay otros exámenes que se recomiendan como hemograma, serologías (RPR) y, en cuando hay sobreinfección bacteriana, cultivos de secreción.

Protocolo para casos confirmados o sospechosos

Por otro lado, se debe considerar el aislamiento domiciliario de aquellos casos confirmados o sospechosos durante 21 días, por lo cual se restringe el tránsito fuera del hogar o centro de reclusión. Esto se debe aplicar desde que iniciaron los primeros síntomas y hasta que desaparezcan las lesiones o costras.

Asimismo, los casos confirmados o sospechosos de la viruela símica deben mantenerse en estrecha vigilancia de médicos especialistas.

Si el aislamiento en la vivienda, el paciente debe estar en un área separada de los demás miembros de la casa hasta que logre recuperarse.

El Ministerio de Salud indica que debe existir contacto mínimo con el infectado, mantener lejos a mascotas y las lesiones en el enfermo deben cubrirse.

Se debe aplicar el uso de mascarilla quirúrgica a aquellos adultos sospechosos que registren síntomas respiratorios. Si el posible contagiado no pudiera usar una mascarilla (en caso de los niños), el resto de los integrantes de la vivienda deben llevar puesta una.

No se debe salir del domicilio, a excepción de necesitar atención médica. De ser el caso, no emplear transporte público y llevar todo el tiempo la mascarilla.

Si acaso el paciente no puede guardar aislamiento en su vivienda por falta de lugar individual o agua, este debe ser derivado a un establecimiento hospitalario para que ahí se realice la cuarentena. Del mismo modo, si existe complicaciones, el afectado debe ser hospitalizado manteniendo el aislamiento; es decir, habitación individual con baño.

El personal de salud que ingrese a la habitación o los visitantes deben portar una mascarilla N95, gafas de protección a los ojos y guantes desechables.

Para transportar al enfermo, debe hacerse con una ambulancia convencional, la cual se desinfectará con una solución de hipoclorito sódico o lejía inmediatamente después del uso del infectado.

Contactos del paciente o caso sospechoso

La norma del Minsa señala que, una vez detectado el caso sospechoso o confirmado de la viruela símica, el establecimiento de salud iniciará una investigación de los contactos más cercanos y recientes de la persona como familiares, miembros del hogar, parejas sexuales, entre otros, manteniendo la discreción correspondiente.

Si los allegados no presentas síntomas, procederán a controlar su temperatura “una vez al día durante 21 días tras la exposición” y no están obligados a realizar cuarentena, “excepto cuando sea imposible que el personal de salud realice seguimiento o el contacto estrecho no muestre condiciones para seguir las medidas de prevención”.

Durante el periodo de seguimiento, los contactos deben extremar la reducción de sus interacciones sociales y practicar medidas, como la utilización constante de mascarilla y abstenerse de mantener contactos sexuales.

Viruela símica: ¿cómo tratar con prendas de vestir y utensilios?

Las prendas de vestir y utensilios de una persona infectada con la viruela del mono deben tratarse con mucho cuidado, por lo que deben ser manipuladas con guantes y lavadas por separado, de preferencia con agua caliente o lejía. En esa línea, debe evitarse sacudir la ropa a fin de no dispersar partículas infecciosas en el ambiente.

Respecto a los platos y cubiertos, estos deben ser descartables, pero de no poder obtenerlos, limitarse a usar implementos individuales, los cuales serán lavados con agua caliente y jabón mientras se lleva guantes, y separarlos del menaje.

Las superficies donde se hayan posado estos utensilios debe ser desinfectados con lejía de casa.

¿Cuál es el tratamiento para la viruela del mono?

Pese a que todavía no hay un tratamiento específico para la viruela del mono, la disposición del Ministerio de Salud ha recomendado algunas medidas de soporte a los síntomas.

  • En caso de fiebre, tomar paracetamol. Asimismo, de presentar escozor o picazón, consumir antihistamínicos como clorfenamina o cetirizina. Si se presenta dolor intenso, ingerir tramadol.
  • Realizar enjuagues bucales con agua con sal en casos de lesiones en la zona a fin de reducir la inflamación. También se pueden emplear antisépticos orales.
  • Cuidar la piel al mantener una limpieza frecuente con agua y jabón para de evitar sobreinfección bacteriana. Del mismo modo, continuo lavado de manos y recorte de uñas.
  • Evitar el contacto con los ojos.
  • Si se presenta sobreinfección bacteriana, usar antibióticos como dicloxacilina o clindamina “bajo indicación médica”.
  • Médicos pediatras o ginecología deben seguir de cerca los casos de pacientes infantiles y gestantes.

¿Cuáles son los grupos de riesgo en la viruela del mono?

Si bien el Minsa ha señalado que “habitualmente la infección por el virus de viruela del mono no conlleva a complicaciones”, añadió que existen ciertos grupos de riesgo que están mayormente expuestos a un desarrollo grave de la infección:

  • Pacientes con VIH, especialmente sin control adecuado.
  • Personas con lesiones crónicas en piel o quemaduras recientes (por riesgo de contaminación bacteriana).
  • Niños.
  • Inmunosuprimidos.
  • Gestantes.

Viruela del mono: casos según la severidad

El Minsa detalla tres niveles de casos de la viruela del mono, que se definen como leve, moderado y severo.

El primero se determina cuando el infectado presenta 10 o menos lesiones en piel, además de que no tiene signos de alarma. Además, no existen alteraciones en los exámenes de laboratorio y tampoco presenta ningún signo de complicación clínica.

En el segundo, el paciente presenta entre 11 a 99 lesiones, incluso hasta tres alteraciones de laboratorio (leucocitos, elevación de creatinina, y otros).

El tercer caso registra signos de alarma o más de tres alteraciones de laboratorio. Adicional a ello, alguna complicación severa: alteración del sensorio, signos de neumonía, sepsis, compromiso ocular, etc.

Las complicaciones que han sido reportadas en casos de la viruela símica son infección ocular, híper o hipopigmentación cutánea, cicatrización corneal permanente, neumonía, sepsis y encefalitis.

Signos de alarma para la viruela del mono

  • Dificultad para respirar
  • Adenopatías cervicales dolorosas
  • Más de 100 lesiones en piel
  • Intolerancia oral
  • Deshidratación moderada o severa
  • Exfoliación en piel
  • Dolor ocular o visión borrosa
  • Signos de sepsis.

Si el paciente muestra esos síntomas, debe ser referido a un establecimiento de salud “de mayor nivel resolutivo” de forma inmediata y no puede permanecer en su domicilio bajo ninguna circunstancia.