ONPE - Revisa aquí cuál es tu local de votación para las elecciones de octubre
Sociedad

Rescatan a 7 mujeres víctimas de explotación sexual en Cañete

Entre las víctimas hay una menor de edad, a quien tenían secuestrada. Así también, 6 mujeres debían pagar una ‘deuda’ de 15.000 soles por captación, traslado, vestimenta y acogimiento en un bar clandestino de Chilca.

La operación fue ejecutada en el jr. San Pedro, Mza. 21, lote 1, centro poblado Chilca, provincia de Cañete. Foto: PNP
La operación fue ejecutada en el jr. San Pedro, Mza. 21, lote 1, centro poblado Chilca, provincia de Cañete. Foto: PNP
Óscar Chumpitaz

“Cuando pienso en eso, me invade la desesperación, la soledad de saber que no le importas a nadie, que tu vida se diluye, que no puedes pedir ayuda, que estás atrapada”, dijo una joven de 17 años que llegó el 12 de junio a Perú procedente de Venezuela y que fue liberada en medio de una investigación por trata de personas con fines de explotación sexual. Con ella fueron rescatadas otras seis víctimas, y detenidos un hombre y una mujer, extranjeros.

Para los agentes de la Dirección contra la Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes PNP (DIRCTPTIM) quedó probada la captación, el traslado, la recepción, el acogimiento y la explotación sexual de las víctimas, todas en extrema situación de vulnerabilidad.

“Ellas, además, hablaron una y otra vez del sistema de deudas y multas al que estaban sometidas como manera de tenerlas retenidas: deudas de pasaje, vivienda, ropa, zapatos, y hasta preservativos, objetos que les llevaban al bar y que les cobraban mucho más que el precio de mercado”, dijo el general Ulises Guillén Chávez, jefe de esa dirección policial. Las multas eran por llegar tarde al servicio, no limpiar las habitaciones o por quejas de los ‘clientes’.

Los tratantes de Chilca

La operación fue ejecutada en el jr. San Pedro, mz. 21, lote 1, centro poblado Chilca, provincia de Cañete, al sur de Lima. Ahí fueron detenidos Oscar Nabad Alexander Covo Gonzales (25) y Karla Karina Valladares Corredor (27), ambos de nacionalidad venezolana, indicó el coronel Manuel Díaz Barco, a cargo de la intervención.

Según se supo, el servicio de guardia de la DIRCTPTIM, recepcionó una llamada telefónica anónima, mediante la cual brindaban información respecto a que en un bar clandestino, ubicado en el lugar antes descrito, sujetos de nacionalidad extranjera que integrarían una red de tratantes estarían explotando sexualmente a mujeres de nacionalidad venezolana y peruana, entre ellas una menor de edad.

Ante esa información, efectivos de la División de Investigación de Trata de Personas y de la División de Inteligencia de la DIRCTPTIM PNP se constituyeron a la indicada dirección, donde, luego de efectuar acciones de observación, se pudo constatar que del inmueble ingresaban y salían mujeres y varones de diferentes edades.

Trece horas de explotación

Así, durante la madrugada, se procedió a la intervención, con la que se verificó que se trataba de un bar clandestino, que funcionaba en el primer nivel y estaba debidamente acondicionado con cuatro mesas y una barra para expendio de bebidas alcohólicas. Así, en este ambiente se logró ubicar, abordar y rescatar a una menor de 17 años, así como a mujeres adultas: una peruana y seis venezolanas.

Ellas indicaron que la pareja de convivientes era la encargada de administrar y regentar el ilegal negocio, en el que laboran desde las 2.00 p. m. hasta las 3.00 a. m. del siguiente día. Aquí, acompañan en las mesas a los asistentes a libar cerveza por un costo de S/ 30.00 por cada botella; de estos, ellas recibían el 50% (S/ 15.00), circunstancias en que aprovechan para captar a sus eventuales clientes y ofrecer servicios sexuales.

En este último, quienes asistían al lugar tenían que cancelar directamente a Oscar Covo la suma de S/ 150.00 por una hora y/o S/ 400.00 por toda una noche.

Karla Karina fue intervenida en la barra de expendiendo de cerveza. Así, se le incautó dos celulares, un cuaderno de apuntes con cifras y nombres de mujeres, talonarios de tickets con los que lleva el conteo de las cervezas y el ‘’trabajo’' de la mujeres y la suma de S/ 480.00; mientras que a su pareja se le intervino cuando se encontraba sentado en una de las mesas, y, al hacerle el registro personal, se le encontró un celular, once preservativos sin usar y dinero en efectivo.

Víctimas de explotación sexual

La menor indicó que había llegado a dicho lugar el 12 de junio proveniente de su país, traída por su compatriota a quien conoce con el nombre de ‘Cristian’, el mismo que le ofreció trabajo digno en el Perú, pero cuando la dejó en el bar, bajo la custodia de la mencionada pareja de convivientes, estos le indicaron que ella estaba obligada a prostituirse en dicho establecimiento para pagar diariamente una supuesta deuda de S/ 15.000 por los gastos de traslado desde su país hasta Perú, alimentación, vestimenta, acogida, entre otros.

Además, la mantenían en su esfera de dominio bajo amenazas, despojándola de su equipo celular para evitar la comunicación con su entorno familiar u otros, y la tenían acogida en el mismo lugar de explotación.

Asimismo, la menor indicó que, durante su estadía en ese lugar, ha prestado servicios sexuales, de los cuales no ha recibido ningún dinero, toda vez que el intervenido se encargaba de cobrar la totalidad de servicio sexual a los clientes bajo el pretexto del pago de la deuda, habiendo inclusive tomado conocimiento que el resto de víctimas han sido traídas bajo la misma modalidad y, como deben poco dinero porque llevan buen tiempo en este país, no desean denunciar lo que acontece.

La operación fue ejecutada en el jr. San Pedro, Mza. 21, lote 1, centro poblado Chilca, provincia de Cañete. Foto: PNP

Canales de ayuda

Si eres o conoces a alguien que es víctima de trata de personas, puedes denunciar llamando al número 1818. También puede realizarse presencialmente en la comisaría más cercana. Los efectivos de la Policía Nacional del Perú (PNP) se encuentran en la obligación de recibir su denuncia y prestar su apoyo inmediato.