UNIVERSITARIO VS. CARLOS MANNUCCI - mira EN VIVO el partido por la Liga 1
Sociedad

Cusco: inició renovación del último puente inca con prácticas ancestrales

Alegría y unión. El último jueves se dio inicio a actividad ancestral que reúne a comunidades en Calca. Estructura llamada Q’eswachaka tiene 33 metros de largo y se elabora con fibra vegetal.

Belleza. Así queda el puente cada mes de junio cuando los pobladores de varias comunidades cambian las maromas que sostienen el último puente inca. Foto: La República
Belleza. Así queda el puente cada mes de junio cuando los pobladores de varias comunidades cambian las maromas que sostienen el último puente inca. Foto: La República
LR Sur

Un arduo trabajo arrancó en el distrito de Quehue, provincia cusqueña de Canas. Se trata de renovación del puente Q’eswachaka. El último jueves se dio inicio a la actividad con un previo ritual de ofrendas a la Pachamama. Luego se comenzó a tejer la fibra vegetal con apoyo de cientos de comuneros, quienes siguen desarrollando esta práctica compartida por sus ancestros. La labor se extenderá durante cuatro días, es decir, hasta el domingo 12 de junio.

El puente Q’eswachaka cruza el río Apurímac y forma parte de la red de caminos inca o Qhapaq Ñan. También es un importante punto de visita de turistas nacionales y extranjeros, quienes se sorprenden de la estabilidad e importancia de dicha estructura.

El último jueves, con la realización de un ritual, se dio inicio a la renovación del puente inca. Además, este gesto busca que la Pachamama ofrezca una buena temporada de cosecha y ganado.

En esta ceremonia de orígenes ancestrales, retomada luego de dos años de suspensión debido a la emergencia sanitaria por la pandemia, participaron autoridades locales de Quehue y representantes de las comunidades que participan en el proceso de renovación del puente colgante inca.

Con 33 metros de largo y 1.2 metros de ancho, esta maravilla de la ingeniería inca está hecha de ichu q’oya (ichu) y chachacomo y gramíneas que crecen en zonas altoandinas. Estas materias primas son acopiadas, seleccionadas y trenzadas por los habitantes de las comunidades de Hunchiri, Chaupibanda, Choccayhua y Ccollana Quehue, pertenecientes al distrito de Quehue, quienes siguen las instrucciones del guía constructor o chakaruwaq, utilizando técnicas de más de 600 años de antigüedad para renovar el que es considerado el último puente colgante heredado de los incas. Se estima la participación de 1.000 personas, entre hombres y mujeres.

Para el 12 de junio se realizará el XXX Festival Folclórico Q’eswachaka 2022 y que contará con la participación de agrupaciones de danza.