- Yenifer Paredes dio positivo a COVID-19, según su abogado
- Yenifer Paredes se entregó a la Fiscalía
Sociedad

Ausencia del capitán de buque Mare Doricum golpea caso sobre derrame de petróleo en Ventanilla

Nadie lo vio. El italiano Giácomo Pisani se fue del país antes que se dictara impedimento de salida en su contra, por lo que el Ministerio Público ha solicitado se inicie proceso de extradición.

Se hizo humo. Menos de 24 horas después de que el fiscal Tapia pidió al juez que Giácomo Pisani no saliera del país, el capitán italiano abandonó su barco y el Perú. Foto: difusión

La compañía italiana Fratelli d’Amico Armatori, dueña del buque Mare Doricum, que descargaba petróleo en Ventanilla para la compañía Repsol cuando se produjo el vertido del 15 de enero de este año, confirmó que el capitán de la embarcación, Giácomo Pisani, se fue del Perú el 9 de marzo.

Según una comunicación escrita de la empresa italiana a La República, Pisani decidió regresar a su país debido a que no tenía “ninguna restricción o prohibición” para viajar, y porque también había concluido su contrato con la compañía.

Sin embargo, el Ministerio Público informó por medio de su cuenta de Twitter que sobre Pisani existía impedimento de salida del país, por lo que ha requerido a la Unidad de Cooperación Judicial Internacional del Ministerio Público, se inicie proceso de extradición del marino italiano.

El 18 de febrero, el fiscal especializado en Materia Ambiental de Lima Noroeste, Ariel Tapia, incluyó a Giácomo Pisani como investigado por la presunta comisión de delito ambiental, en la modalidad de contaminación ambiental dolosa. Pisani está comprendido en el caso junto a funcionarios de la refinería La Pampilla, de propiedad de Repsol.

A inicios de marzo, el Juzgado de Investigación Preparatoria Transitorio de la Corte de Puente Piedra-Ventanilla analizaba la solicitud del fiscal Ariel Tapia de impedimento de salida del país contra Giácomo Pisani.

Sin embargo, cuando el juzgado requirió información sobre el paradero de Pisani a la Superintendencia Nacional de Migraciones, el 18 de abril la entidad reportó que el marino italiano había salido del país el 9 de marzo.

Giácomo Pisani es pieza clave en la tesis que maneja la empresa italiana en contra de la postura de Repsol, que señala como causa del derrame a “un movimiento incontrolado del buque petrolero”.

Para el procurador del Ministerio del Ambiente (Minam), Julio Guzmán, Pisani no es el único investigado en el caso, también hay funcionarios de Repsol y autoridades de diversas entidades públicas, pero que igual se procederá con la diligencia de extradición del capitán italiano.

El buque. La versión de Pisani es clave sobre el derrame. Foto: Marco Cotrina/La República

“No desviemos la mirada, porque en esta historia el capitán del barco tiene una posición secundaria. Si nosotros hablamos de él como acusado, estamos suponiendo que la responsabilidad es del buque. En este momento la mirada principal está sobre Repsol y sobre la pericia del PLEM (sistema submarino de distribución de petróleo), que todavía no concluye Osinergmin Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería)”, declaró.

La empresa italiana Fratelli d’Amico Armatori informó que se encarga de comunicarle a Pisani todas las comunicaciones del fiscal Tapia. También reportó que el capitán del buque se encuentra recibiendo tratamiento de salud en Italia.

Para los expertos, la ausencia de Pisani sí afecta la investigación.

“Durante la investigación o etapa de juicio, el abogado de Repsol o el juez ya no podrán hacerle preguntas a Pisani. Solo se contará con la versión de una de las partes, y solo se usará la versión que brindó el capitán ante la Fiscalía. En caso se requiera una información adicional o precisión, eso ya no será posible”, arguyó el asesor legal de Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), Percy Grández.

“El capitán del barco tiene relevancia para determinar qué pasó ese día (del derrame). Esto solo refuerza la falta de liderazgo y el debilitamiento institucional que ha demostrado el Estado desde el inicio en la respuesta para remediar el desastre. Y también ahora para definir responsabilidades”, expresó por su parte el director de Oceana, Daniel Olivares.

Se fue ni bien escuchó su nombre

El 8 de marzo de este año fue la audiencia en la que el fiscal especializado en materia de Medio Ambiente, Ariel Tapia, sustentó ante el juzgado el requerimiento de impedimento de salida del país del capitán del buque Mare Doricum, el italiano Giácomo Pisani.

Es muy probable que sus abogados o representantes informaron a Pisani sobre la solicitud del fiscal Espinoza, porque al día siguiente, 9 de marzo, antes que el juzgado resolviera la petición fiscal, el capitán italiano salió del Perú.

A bordo. El fiscal Ariel Tapia busca extraditar a Pisani. Foto: difusión

Desde un principio, Giácomo Pisani denunció que la empresa Repsol había actuado muy mal frente al derrame del petróleo y que pretendió responsabilizarlo del desastre.

El dato

Acusación. La compañía Repsol reclamó formalmente a la empresa italiana Fratelli d’Amico Armatori, propietaria del buque Mare Doricum, por la fuga de petróleo. Alegó que el capitán del buque hizo maniobras indebidas que ocasionaron el accidente.