¿Por qué quieren expulsar a la activista venezolana Paulina Facchin del Perú?

Mientras la activista se siente amenazada por la notificación de expulsión que recibió el miércoles 11 de mayo, el superintendente nacional de Migraciones asegura que aún puede apelar.

La activista precisó que tiene todos documentos necesarios para demostrar que nunca mintió con sus datos. Foto: difusión
La activista precisó que tiene todos documentos necesarios para demostrar que nunca mintió con sus datos. Foto: difusión
Sociedad LR

La refugiada y activista venezolana de derechos humanos Paulina Facchin afirmó que la Superintendencia Nacional de Migraciones dispuso su salida del Perú bajo extrañas circunstancias. Esto ocurrió luego de que fuera notificada con una resolución de expulsión el último miércoles 11 de mayo.

“Yo he sido objeto de persecución política, al igual que mi familia. Expulsarme al régimen de Nicolás Maduro significa sentenciarme a la muerte”, replicó la activista.

Así inició el caso de la activista venezolana Paulina Facchin

Después de haber vivido en el Perú alrededor de ocho años, en mayo del 2018, Facchin decidió solicitar su nacionalización por naturalización tras cumplir todos los requisitos de ley, según narró a Perú21.

Sin embargo, una vez iniciado el proceso —según señaló—, empezaron hechos “arbitrarios” y una “cacería de brujas”, pues aseguró que parte de su información personal se filtró y hasta se llegó a publicar en redes sociales.

PUEDES VER: Ordenan la expulsión de la activista venezolana Paulina Facchin

Este trámite duró dos años y recién fue notificada durante el 2020; no obstante, su solicitud fue denegada, pues la consideraron insolvente moral, y de forma paralela, le iniciaron un proceso sancionatorio de expulsión.

“Lo que menciona Migraciones es que yo le mentí a la administración señalando que trabajé en una empresa cuando en realidad no trabajaba, hecho completamente falso”, sostuvo Facchin. En esa línea, aseveró que puede demostrar que nunca ha mentido, ya que posee su contrato laboral que incluso fue aprobado por el Ministerio de Trabajo.

Otro factor por el cual la Superintendencia Nacional de Migraciones está a punto de deportarla es que, supuestamente, la activista no posee arraigo familiar. Sin embargo, ella ha manifestado que tiene una hija y un esposo en el Perú, lo que podría contradecir al organismo del Ministerio del Interior.

PUEDES VER: Activista venezolana Paulina Facchin podría dejar el Perú tras notificación de expulsión del país

Migraciones se pronuncia

Por su lado, el superintendente nacional de Migraciones, Jorge Fernández Campos, mencionó a RPP que la expulsión “todavía está en plazo de apelación”, lo que podría significar que la activista aún tiene tiempo para impugnar.

Asimismo, resaltó que a su despacho no le compete ejecutar la expulsión, ya que es potestad de la Policía Nacional del Perú. Asimismo, recordó que, para poder efectuar la medida, se necesita de una resolución consentida.

Con ello, Fernández Campos resaltó que Facchin aún puede seguir apelando y que no sería expulsada de manera repentina.