LO ÚLTIMO - Argentina confirma su primer caso de viruela del mono CON MELGAR CLASIFICADO - Así quedaron las llaves de octavos de final de la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana 2022

La afectación a indígenas de la Amazonía por recojo de petróleo podría repetirse con Repsol

En 2014, Petroperú contrató a pobladores de la comunidad de Cuninico para recoger petróleo sin implementos ni capacitación. Ejecutivo anunció que Repsol empleará población del litoral para limpiar el último derrame.

Más de 2.300 barriles de petróleo afectaron directamente a la comunidad de Cuninico. Foto: Paola Paredes/La República
Más de 2.300 barriles de petróleo afectaron directamente a la comunidad de Cuninico. Foto: Paola Paredes/La República
Bernie Moreno

Los derrames de petróleo, como el reciente de Repsol en Ventanilla, no son nuevos en el Perú. Desde hace 50 años ocurren en la Amazonía y han afectado la salud de las poblaciones de la zona. Una de ellas es la comunidad de Cuninico, cuyos miembros fueron contratados de manera informal para recoger el crudo luego de que se dañara una parte del Oleoducto Norperuano, administrado por Petroperú.

En junio del 2014, más de 2.300 barriles de petróleo fugaron del kilómetro 42 del Tramo I del ducto. Este suceso afectó directamente a unas 90 familias del pueblo kukama kukamiria en Cuninico (Urarinas, Loreto). Las primeras acciones de Petroperú incluyeron contratar a lugareños con un jornal de 80 soles diarios para limpiar la emergencia.

PUEDES VER: Rubén Ramírez: Repsol contratará pescadores para trabajos de descontaminación y remoción

Derrame de petróleo afectó la pesca, principal actividad económica de Cuninico. Foto: Paola Paredes/La República

“Muchos de los que trabajaron fallecieron”

El actual presidente de la comunidad nativa Cuninico, Wadson Trujillo, estudiaba fuera de la localidad cuando ocurrió el incidente. Muchos de sus familiares, amigos y vecinos se abocaron a la tarea de remediación en las primeras dos semanas, luego de ocurrida la fuga en el oleoducto.

“En el primer mes no se prestó las garantías, la seguridad para el personal. No se le dio el implemento apropiado para hacer ese trabajo. No se dieron las capacitaciones en el momento que se debieron dar”, recuerda Trujillo en conversación con La República.

Luego de estas primeras acciones, los comuneros sufrieron dolencias no identificadas a tiempo. “Es triste y lamentable. Muchos de los que trabajaron, en estos ocho años, fallecieron. Algunos con cáncer a la piel, a algunos se les inflamó parte del hígado... Fue bien triste”, lamenta el dirigente indígena.

PUEDES VER: Exigen que Repsol asuma responsabilidad por el desastre ecológico

Algunas personas que trabajaron en la limpieza del petróleo sufrieron cáncer de piel, indica presidente de la comunidad. Foto: Paola Paredes/La República

Denunciaron contratación de niños para recoger petróleo

En noviembre de 2017, una comisión del Congreso recogió la denuncia de que las empresas tercerizadas por Petroperú para remediar el derrame habrían contratado niños para tal fin. Luego de que la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) advirtiera esto, la empresa a cargo cambió de razón social y volvió a ser contratada por Petroperú.

Esta situación expresa falta de procedimientos claros y fiscalización por parte del Estado, apunta Miguel Lévano, oficial de Oxfam Perú. “Más de seis años después, recién se logró una sentencia favorable para que se implemente un plan de salud y se compense a la población por todos estos daños que ha implicado la contaminación”, indica el experto en derechos humanos y resolución de conflictos.

Lévano fue coordinador de la publicación La sombra del petróleo, que identificó 474 derrames de petróleo en la Amazonía entre los años 2000 y 2019, según data del Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin) y el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA).

PUEDES VER: Repsol: “Pensábamos en el instante del incidente que era algo leve”

Advierten que las afectaciones de Cuninico podrían repetirse con Repsol

En la tarde del último jueves 20 de enero, la presidenta del Consejo de Ministros, Mirtha Vásquez, aseguró que Repsol “se ha comprometido a incorporar en el trabajo a algunos sectores que están afectados, como los pesqueros artesanales, para que trabajen en las labores de limpieza”. Por la noche, en conferencia de prensa, la jefa del gabinete sostuvo que el Estado vigilará que la empresa no contrate a las personas perjudicadas para cumplir labores de riesgo. Las primeras imágenes mostraban a trabajadores usando recogedores domésticos para tratar los desperdicios contaminados en las playas.

Lazy loaded component

El dirigente de Cuninico, Wadson Trujillo, comparó la situación de su comunidad con el reciente derrame de petróleo ocasionado por Repsol frente a las playas de Ventanilla. “Lo que hemos estado viendo en la contingencia es que están trabajando como si fuera algo mínimo, pero no. Hay que tomar todas las precauciones”, advierte el líder indígena. “Lo que más me incomoda es que el Estado nada hace para revertir los daños”, sentencia.

La situación de la Amazonía podría repetirse en el litoral, sostiene Miguel Lévano. La exposición al crudo podría afectar no solo a quienes realicen las labores de limpieza, sino a “todas las personas que en estos días han consumido productos del mar de esa zona, o que han acudido a las playas sin percatarse”. El sociólogo recomendó que se realice seguimiento médico a la población involucrada en la limpieza.

¿Cómo quedaron las playas tras el derrame de petróleo?

SNMPE exige a Repsol destinar recursos para remediar áreas afectadas por derrame de petróleo Foto: Andina.

Desastre ecológico en Lima es una de los más graves de los últimos tiempos. Foto: Gerardo Marín/LR.

Unos 6.000 barriles de petróleo fue los se derramó en el litoral de Ventanilla. Foto: Gerardo Marín/LR