- Pedro Castillo calificó de "ilegal" allanamiento en Palacio
Sociedad

La decepción con Castillo de los miembros de mesa que defendieron los votos

El fujimorismo los acusó de hacer fraude a favor de Perú Libre. Con pruebas, ellos desmintieron esos cargos graves. Seis meses después de esa elección muestran cierta desazón con el gobierno de Pedro Castillo. Esperaban algo más de un presidente que prometió trabajar por los más pobres.

Los Catacora fueron acusados de copar la mesa para alterar la voluntad popular, ellos negaron haber manipulado los votos a favor de Perú Libre. Foto: La República
Los Catacora fueron acusados de copar la mesa para alterar la voluntad popular, ellos negaron haber manipulado los votos a favor de Perú Libre. Foto: La República
Liubomir Fernández

“Pensé que las cosas iban a ser distintas”, dice Bertín Catacora Catacora a través del teléfono. Este ingeniero civil fue uno de los tres miembros de la mesa número 902799, en el centro poblado de Totorani, distrito de Ácora, a dos horas de la ciudad de Puno. En dicha mesa electoral, en segunda vuelta, Fuerza Popular obtuvo un solo voto, y su oponente Pedro Castillo Terrones barrió. La candidata Keiko Fujimori, alegó que en dicha mesa electoral hubo fraude. Fujimori denunció un copamiento familiar de presuntos militantes de Perú Libre para tomar control de los centros de sufragio y así manipular la voluntad ciudadana. La hija del exdictador Alberto Fujimori, alegó que la mayor evidencia de su denuncia era que todos los miembros de mesa se apellidaban Catacora.

Cuando la noticia se conoció en Totorani, los tres miembros de mesa Bertín Catacora Catacora, Humberto Catacora Quispe y Luis Catacora Ramos, se reunieron para desmentir la acusación. Seis meses después de aquel episodio, dos miembros de aquella mesa de sufragio hablaron vía telefónica sobre el gobierno de Pedro Castillo.

Bertín es puneño y trabaja en provincias. Está en constante contacto con comunidades alejadas. Él dice que se siente defraudado con el gobierno. No ha demostrado estar a la altura de las circunstancias, dice.

No queríamos un gobierno de izquierda ni de derecha. Esperábamos que el presidente convoque a todos los sectores políticos para hacer un gobierno de consenso y salir de la crisis de la pandemia. Pero, nada de eso hemos visto. Por el contrario, el presidente da la sensación que gobierna solo. Han pasado seis meses y yo me siento defraudado. Tampoco se sienten cambios importantes. Todo está igual”, dijo.

Catacora dice que en los pueblos más alejados aún no hay descontento contra Pedro Castillo, pero sí existe la sensación que no está haciendo nada. “No todas las personas que votaron por el señor Castillo son militantes de su partido. Votaron por él porque tenían esperanza que cambien las cosas y esos cambios se sientan en los pueblos más alejados”, aseguró.

Humberto Catacora Quispe fue otro de los miembros de mesa número 902799, en el centro poblado de Totorani. Él no tiene empleo fijo. Viaja a donde se presente una oportunidad laboral. Alegó que no percibe que el mandatario haga algo sensato que llame la atención de la opinión pública para sentar una posición a favor o en contra.

“Parece que todo sigue igual. Por eso no tengo una opinión bien formada”, dijo vía celular. Dejó entrever que la gente empieza a perder la fe en el gobierno porque los más pobres del interior del país igual tienen que seguir buscándose la vida de cualquier modo.

Shirley Loren Apaza Quispe, también habló con La República. Fue miembro en la mesa N°009697 de la institución educativa Virgen del Carmen en el distrito de Atuncolla, provincia de Puno. Según el acta de votación, Pedro Castillo obtuvo 219 votos, mientras que Keiko Fujimori, solo ocho sufragios. El fujimorismo pidió anular votos porque su firma presuntamente en acta no coincidía con Reniec. Seis meses después de haber cumplido su rol ciudadano de llevar adelante el proceso electoral como miembro de mesa, La República la volvió a ubicar en su centro de trabajo.

Alegó que tampoco tiene una opinión bien formada sobre el gobierno de Pedro Castillo, porque no percibe que esté haciendo algo. “La verdad no sé qué cosa estará haciendo”, dijo. “Las cosas siguen iguales”, alegó.