HOY - Melgar busca hacer historia en la Copa Sudamericana al enfrentar a Deportivo Cali

Vecinos esperan que alcaldes pongan fin al conflicto limítrofe

Plataforma_glr

MAGDALENA Y SAN ISIDRO. Residentes de la zona en litigio dicen tributar en un distrito y figurar en su DNI en otro.

Los residentes de la zona en conflicto entre Magdalena y San Isidro esperan que los alcaldes Francis Allison y Manuel Velarde, respectivamente, solucionen este litigio lo más pronto posible. Afirman estar cansados de los enfrentamientos entre serenos y de los dimes y diretes entre sus autoridades.
 
En un recorrido por el área de la discordia, La República recabó sus impresiones sobre los hechos que se convirtieron en la noticia de la semana.
 
Antes de entrar a los detalles recordemos que el problema abarca 42 manzanas (ver infografía) ubicadas entre las avenidas Juan de Aliaga, Faustino Sánchez Carrión, Felipe Salaverry y los acantilados frente al mar. Todas ellas ubicadas en una zona residencial con aproximadamente 3.100 contribuyentes.
 
Ana Suárez Marroni lleva 50 años viviendo en la primera cuadra del Malecón Bernales. A lo largo de este medio siglo asegura no haber sido testigo de situaciones como las que se dieron hace unos días en el parque de La Pera del Amor, cuando los agentes de serenazgo de ambos municipio se enfrentaron. “Es una vergüenza”, refiere.
 
Y añade que pese a que su documento de identidad señale que vive en el distrito de San Isidro, sus arbitrios los paga cada año en Magdalena.
 
“Eso viene desde hace muchos años atrás. La mayoría de los vecinos de la zona hacen lo mismo porque de una forma u otra San Isidro siempre ha puesto ciertas barreras o condiciones para la construcción de viviendas, mientras que Magdalena no”, explica.
 
Desde el punto de vista de Marroni, este problema de límites y más se originó porque San Isidro no tiene bajada a la Costa Verde y por ende no cuenta con una salida al mar.
 
Por otro lado, Melissa Vargas, quien vive diez años en la zona, refiere que el hecho de que su predio tenga dos puertas (una hacia el malecón y otra hacia una calle interna) hace que los recibos de sus servicios básicos difieran en cuanto a las jurisdicciones.
 
Pese a este problema, señala que prefiere la atención que brinda San Isidro, pues es  oportuna. “San Isidro es quien recoge la basura, quien cuida, quien te atiende. El hecho que paguemos los arbitrios en Magdalena es porque es un tema que viene de años atrás, pero estamos pensando seriamente en cambiarnos”, argumenta.
 
Luego de que el Instituto Metropolitano de Planificación (IMP) entregó el viernes su propuesta limítrofe para acabar con el litigio, ambos municipios han decidido no pronunciarse más al respecto hasta que sus técnicos revisan la documentación. Mientras tanto, ambos se mantienen firmes en sus posiciones.

“Yo también me he visto perjudicado. Me mudé hace poco y mi dirección cambió al mes, pues ahora resulta que mis tributos van a Magdalena”.

Alfredo García. Vecino

“Nos han hecho un montón de encuestas preguntándonos a qué distrito queremos pertenecer y tengo entendido que la mayoría responde San Isidro”.

Caridad García. Vecina