ESPECIAL LR DATA - Ley de cáncer infantil aún no se ejecuta, faltan especialistas y entrega de subsidios

Arequipa: ajuste de cuentas en crímenes de venezolanos

Choque de bandas. Policía investiga si se trata de bandas de extranjeros que se disputan la comercialización de drogas y la trata de personas en Arequipa. Las tres ejecuciones tienen la misma modalidad: violencia desmedida.

En avenida Dolores. Cuando llegaron peritos de Criminalística, casquillos fueron recogidos por los testigos, todos venezolanos.
En avenida Dolores. Cuando llegaron peritos de Criminalística, casquillos fueron recogidos por los testigos, todos venezolanos.
Abad Ventura

Los crímenes más violentos de los últimos años en Arequipa, ocurrieron en 2021. En los tres hechos violentos están implicados ciudadanos venezolanos. La hipótesis policial apunta a ajustes de cuentas entre organizaciones criminales vinculadas a microcomercialización de drogas y trata de personas.

El director de la Novena Macro Región Policial de Arequipa, general PNP Víctor Zanabria, coincide con esta tesis.

“Estos tres casos están vinculados a crimen organizado, de grupos de extranjeros que se dedican a la microcomercialización de drogas y explotación del trabajo sexual. Son asesinatos por encargo o venganza”, aseguró Zanabria.

PUEDES VER: Santiago Paco confiesa asesinatos, pero... ¿dice la verdad?

No se descarta que las tres muertes estén relacionadas entre sí. Las modalidades fueron las mismas. Los asesinos usaron armas de fuego y perpetraron sus crímenes con extrema violencia: dispararon en la cabeza y boca de sus víctimas.

No tiene compasión

El primer asesinato ocurrió la madrugada del 12 de septiembre durante una fiesta de venezolanos organizada en un local de la Av. Dolores (Bustamante y Rivero). Según algunos testigos, dos sujetos se acercaron a la mesa de un grupo y abrieron fuego.

Por un impacto de bala en la cabeza, murió Ricardo Peña Perales (31). La balacera dejó heridas a otras tres personas extranjeras, quienes no brindaron mayores detalles a la Policía de Homicidios.

Cuando los peritos realizaron las diligencias en la zona, solo hallaron dos casquillos calibre 380 y tres proyectiles. Los vecinos habían indicado que escucharon más de 15 disparos, y lo que se presume es que los mismos asistentes recogieron las evidencias para alterar la investigación.

PUEDES VER: Omar Candia: alcalde de Arequipa preso de sus promesas y de sus actos

El segundo crimen ocurrió la noche del 11 de octubre. Cinco sujetos armados irrumpieron en la vivienda ubicada en la Av. Juan XXIII de Miraflores, donde Albert Jesús Ortiz Culcas (19) y otro venezolano, estaban en la habitación de una compatriota.

Pese a que ambos saltaron por la ventana del segundo piso hacia la calle, Albert Ortiz fue alcanzado y los sicarios lo mataron de 14 disparos en la cabeza. Tenía hasta las manos perforadas al tratar de protegerse. El otro sujeto escapó: no se sabe su identidad y si quedó herido.

Los agentes de Homicidios pudieron establecer que la víctima residía en Huánuco. Era su quinto día en Arequipa. Con los pocos detalles que obtuvieron de la familia, tratan de armar el rompecabezas. Al día siguiente, los demás inquilinos llegaron con camión y se mudaron sin ni siquiera ser citados por la Policía. La custodia de la casa estaba a cargo de la comisaría de Alto Misti.

El tercer asesinato ocurrió el 2 de diciembre, cuando el venezolano Reymon Emilio Calderón Rojas (35), iba en un taxi junto a su pareja Luisiana Rodríguez S. (23). Esta última contó que tres sujetos que aparecieron por el pasaje de Los Arrayanes (llegando a la Variante), abrieron fuego y lo mataron. Extrañamente el taxista también era venezolano, quien dio la misma versión, y luego no se presentó a declarar. La mujer entró en contradicciones y la Policía no descarta que Reymon haya sido “sembrado”, para el crimen.

PUEDES VER: Arequipa: prolongan prisión preventiva para sospechoso de asesinar a su esposa y dos hijas

Calderón vivía en Moquegua y solo ese día llegó a Arequipa junto a su pareja para supuestamente recoger las cosas de la mujer, quien deseaba irse a Chile. Otra información es que la joven sería meretriz y no se descarta que la mafia se haya enterado de sus intenciones de irse del país, y tomado represalias contra Reymon Calderón. La necropsia arrojó que murió de 7 impactos de bala en la cabeza, la mayoría en la boca.

A decir de Zanabria, los tres casos están relacionados, aunque la investigación por parte de los agentes de Homicidios, sigue su curso.