Hospital de Cusco no tiene tomógrafo pese a pandemia

Deficiencia. Contraloría refiere que falta de equipo pone en riesgo a pacientes con Covid y los no Covid.

Bajo la lupa. Hospital no pudo adquirir tomógrafo. Foto: Cortesía
Bajo la lupa. Hospital no pudo adquirir tomógrafo. Foto: Cortesía
Zaida  Tecsi

El hospital regional del Cusco no tiene tomógrafo. Hasta mayo enfrentó la pandemia con un equipo antiguo y deficiente. En esa fecha lo desinstalaron y desde entonces terceriza el servicio. Para la Contraloría General de la República la carencia de este aparato es un atentado a la salud y la vida de los pacientes Covid y no Covid.

El informe N°002-2021 de la Contraloría señala que en junio de este año debía instalarse un nuevo tomógrafo de alta gama en el Regional, pero la empresa Ge Healthcare del Perú incumplió el contrato. Argumentó que la alta demanda debido a la pandemia motivó retrasos de los fabricantes y pidió una ampliación de 95 días hasta setiembre.

Sin embargo, el nuevo plazo tampoco se cumplió. El 21 de setiembre, la procuraduría regional notificó al nosocomio con la conclusión del proceso conciliatorio con Ge Healthcare del Perú al no haberse llegado a ningún acuerdo. Entonces el hospital intenta una nueva adquisición y solicitó la reinstalación del desechado tomógrafo.

PUEDES VER: Minera Las Bambas deja de operar desde este sábado

Irregularidades

La Contraloría, en su informe también observa el servicio tercerizado del Centro Radiológico Médico (Ceramed), empresa con la que el hospital firmó un convenio para realizar las tomografías de los pacientes.

El contrato valorizado en 180 mil soles se firmó con extemporaneidad. Los servicios comenzaron el 8 de mayo, pero se formalizó el contrato el 5 de julio. Aunque no pasó un proceso regular como medida de emergencia sanitaria, para la Contraloría debía adherirse a algunas exigencias del sistema de contrataciones del Estado.

Otro hallazgo es el incumplimiento de Ceramed a las cláusulas del contrato. El compromiso habría sido la disponibilidad de ambulancias para llevar a los pacientes, pero el órgano de control detectó que ese servicio lo presta el mismo hospital. Asimismo, otro acuerdo fue que el laboratorio debía contar con pasillos amplios para el paso de camillas y sillas de ruedas; sin embargo, el local se encuentra en un sótano.

Lo más grave que revela el informe es que Ceramed cobraría por impresión de placas de tomografía a los pacientes del Seguro Integral de Salud (SIS), pese a que el contrato sería a todo costo. Y para los que no estén dispuestos a pagar se enviaría CD para que se imprima en el hospital.