Anciana vendedora de golosinas pide apoyo para solventarse: “Con esto he criado a mis hijos”

La mujer de 77 años años vende golosinas en la cuadra 5 del jirón Huallaga, desde hace 10 años. Ella se ve en la necesidad de trabajar para solventar sus gastos.

La adulta mayor vende golosinas en el Centro de Lima desde hace una década. Foto: captura de Exitosa
Sociedad LR

María Magdalena Quispe de 77 años se dedica al comercio ambulatorio en el Centro de Lima, desde hace una década. A pesar del frío o del calor, la anciana no tiene reparos en llegar a la cuadra cinco del jirón Huallaga, con una pequeña caja de chocolates, galletas y caramelos que intenta vender.

“Con esto he criado a mis hijos, siempre he trabajado y sigo trabajando en frío y en calor”, comentó la mujer, quien además señaló que convive con sus tres hijos y sus nietos en un hogar de precaria condición económica.

PUEDES VER: Variante ómicron: así fue la ruta del peruano que contrajo el nuevo linaje de la COVID-19

Señaló que su familia le pide que descanse; no obstante, ella se ve en la necesidad de salir a trabajar para solventar sus gastos de alimentación y medicamentos propios de su edad. La adulta mayor se dirigió a quienes deseen apoyarla para pedir víveres y productos de primera necesidad.

Lazy loaded component

San Miguel: pareja de adultos mayores duermen en la intemperie tras ser desalojados

El miércoles 10 de noviembre, vecinos del distrito de San Miguel alertaron a las autoridades y a los medios de comunicación acerca de la precaria situación de una pareja de ancianos, quienes fueron desalojados de su vivienda y permanecen en la intemperie sin suficiente abrigo ni alimentación.

PUEDES VER: Clases presenciales 2022: las 7 claves del regreso a las aulas en universidades y colegios

En la entrada de una cochera en venta de la cuadra cuatro del jirón Diego Agüero, los ciudadanos de la tercera edad improvisaron una covacha con cajas de cartón, que a la vez usan como colchón para descansar.

Lazy loaded component

Según contaron los testigos, los afectados llegaron a vivir en abandono luego de quedarse sin dinero para pagar el alquiler de la habitación en la que vivían. Fueron desalojados solo con algunas prendas y pertenencias.