Autoridades deben dejar influencias negativas e intereses particulares y priorizar Majes Siguas II

Excongresista Sergio Dávila considera lamentable que el Consejo Regional de Arequipa no se ponga de acuerdo sobre aprobar o rechazar la adenda 13.

Dávila considera que el proyecto Majes Siguas II puede y debe ser hecho realidad por el Gobierno Regional de Arequipa. Foto: José Sotomayor Jiménez
Dávila considera que el proyecto Majes Siguas II puede y debe ser hecho realidad por el Gobierno Regional de Arequipa. Foto: José Sotomayor Jiménez
LR Arequipa

En estos momentos la ejecución del proyecto Majes Siguas II en la región Arequipa es incierta, al no saber qué sucederá cuando el plazo que concedió la empresa concesionaria Cobra para la firma de la adenda 13 culmine el 8 de diciembre.

El excongresista Sergio Dávila considera que es lamentable que el Consejo Regional no se ponga de acuerdo para dar o no el visto bueno a la adenda 13, que significaría el cambio tecnológico del proyecto con el incremento de 104 millones de dólares de inversión, que permitiría definitivamente destrabar la obra que se encuentra paralizada por más de 10 años.

PUEDES VER: Alex Paredes sobre vacancia presidencial: “Habría que ver quién es el titiritero”

Añadió que esta situación es preocupante para los intereses de desarrollo y reactivación económica que se pretende para la región Arequipa, especialmente, cuando el megaproyecto tiene planificado activar más de 300.000 puestos de trabajo para toda la zona sur del país.

“Es lamentable que la falta de responsabilidad e interés de los consejeros ponga en riesgo la ejecución del megaproyecto y se esté nuevamente pensando que sea ejecutado por el gobierno central mediante el Ministerio de Agricultura, cuando esta obra puede y debe ser hecha por el Gobierno Regional de Arequipa” refirió Sergio Dávila.

Asimismo, aseguró que los consejeros deben generar las condiciones para propiciar el debate para el cambio tecnológico, y considerar que Majes Siguas II es un proyecto que deben priorizar, dejando atrás los intereses particulares e influencias negativas.

Una vez vencida la fecha de contrato, se corre el riesgo de tener un arbitraje internacional.