COVID-19: ¿por qué debemos seguir cumpliendo los protocolos de bioseguridad?

Durante el último fin de semana, decenas de ciudadanos abandonaron sus viviendas para aventurarse en fiestas y reuniones sociales. El extitular del Mininter, Luis Barranzuela, también se unió a las celebraciones pese a que estaban prohibidas. Pero, si los casos y muertes por coronavirus están a la baja, ¿qué protocolos de bioseguridad debemos mantener y cuáles están desfasados?

Minsa renovará protocolos en las próximas semanas. Casos y muertes por COVID-19 siguen en descenso. Foto: Marco Cotrina / La República
Minsa renovará protocolos en las próximas semanas. Casos y muertes por COVID-19 siguen en descenso. Foto: Marco Cotrina / La República
Yaritza Diaz

El coronavirus SARS-CoV-2 sigue propagándose, incluso con el avance de la vacunación. Pese a que algunas restricciones continúan vigentes en el país, cientos de jóvenes salieron a celebrar Halloween y el Día de la Canción Criolla. Hasta el propio extitular del Ministerio del Interior (Mininter), Luis Barranzuela, hizo caso omiso a las medidas, que horas antes su sector reafirmó a través de un comunicado oficial.

Aunque el Perú ya tiene al 56% de su población objetivo vacunada con ambas dosis, el Ministerio de Salud (Minsa) todavía insta a la población a seguir respetando los protocolos de bioseguridad -como el uso de mascarilla y la distancia social- ya que solo así se garantizará que los casos y muertes por coronavirus sigan en descenso.

Al respecto, la infectóloga del Hospital Regional Daniel Alcides Carrión de Junín, Pierina Vilcapoma Balbin, recordó que las personas inmunizadas con dos fórmulas aún pueden contagiarse de esta enfermedad que, solo en el Perú, se ha cobrado la vida de más de 200.000 ciudadanos, ha dejado secuelas en los pacientes y otros han terminado endeudados por tratar de salvar a sus parientes.

PUEDES VER: ¿Cuáles son las tres provincias que han presentado un incremento de casos por COVID-19?

Guardar distancia y usar mascarilla para cuidar a los no vacunados

Si bien es cierto, la población objetivo que ya completó su esquema de vacunación no desarrollará síntomas graves que pongan en riesgo su vida; sin embargo, sí pueden seguir propagando el virus y contagiar a la población más vulnerable, que actualmente son los niños de 5 a 11 años y los no vacunados.

“Las personas vacunadas están protegidas de hacer la enfermedad severa, pero aún están en riesgo de adquirir la infección y ellos pueden transmitirla a otras personas vulnerables, como lo son los adultos mayores, personas oncológicas, entre otros”, enfatizó la especialista.

Según el Ministerio de Salud, un total de 15 596 074 personas ya completaron su esquema de vacunación hasta el 3 de noviembre. Foto: Jaime Mendoza Ruiz/La República

Asimismo, hizo hincapié en que el SARS-CoV-2 se propaga principalmente por aerosoles, es decir, cuando una persona habla y estornuda, el virus se disemina. “Esto es bien difícil de controlar y la forma más efectiva de protegerse es usando la mascarilla”, añadió Vilcapoma Balbin.

PUEDES VER: COVID-19: octubre registró menos muertes desde el inicio de la pandemia en marzo 2020

La segunda forma de transmisión, en menor medida, es a través del contacto con secreciones respiratorias o por superficies contaminadas. Por esta razón, es importante continuar con el lavado de manos o el uso del alcohol en gel.

La comunidad científica internacional señala que los contagios por aerosoles se intensifican en distancias cortas. La propia revista Nature en su editorial de febrero 2021 hacía un llamado al cambio de ciertos protocolos. “El coronavirus está en el aire: hay demasiado énfasis en las superficies”. Según esta publicación, las gotitas expulsadas por los infectados se mantienen flotando en el aire durante minutos u horas y, en ese tiempo, se pueden desplazar varios metros, en especial en los espacios cerrados con poca ventilación.

La población con una sola dosis también sería la más propensa a desarrollar síntomas graves y morir. Acceder a la primera inyección, solo otorga menos del 30% de anticuerpos, aseguró la infectóloga Pierina Vilcapoma Balbin. Recientes informes revelaron que de 10.717 fallecidos en hospitales del país, el 4,48 % tenía una dosis y el 1,47 % las dos.

¿Qué medidas deberían eliminarse?

En una de sus últimas entrevistas, el titular del Minsa, Hernando Cevallos, reconoció que hay diversas medidas que, a estas alturas de la pandemia, “no tienen ningún sentido”. Algunas de ellas son la toma de temperatura, la limpieza de calzados en pediluvios, las cámaras de desinfección y el uso del protector facial. Y mientras el sector no elimina estos protocolos, los centros comerciales, bancos y otras entidades siguen realizándolo, creando una falsa sensación de protección en las personas.

PUEDES VER: COVID-19: variante Delta representa más del 91% de casos detectados a nivel nacional

Esto fue respaldado por el director de investigación de la Universidad Científica del Sur, Percy Mayta-Tristán, y el científico en computación Ragi Burhum, quienes además se mostraron a favor de que el Gobierno flexibilice algunas de las restricciones, como descartar el uso de las mascarillas en los lugares públicos con poca concurrencia, siempre y cuando el Perú llegue a inocular a más del 70% de su población, como sucede en algunos lugares de Estados Unidos.

Según el exintegrante de Open-COVID Perú, en California ya no es obligatorio que las personas con ambas dosis usen cubrebocas en la calle, en la playa, inclusive en el trabajo, en el caso de que sea un espacio ventilado. El especialista recalcó que esto se da en los estados que tienen alrededor del 75% de su población objetivo inmunizada. “El otro 25% son antivacunas”, comentó.

“Creo que desde hace mucho tiempo se ha podido relajar ciertas medidas porque ya llevamos bastantes meses con una ola baja. Eso no significa que la ola no va a volver a subir en algún momento. Cuando los casos vuelvan a subir, se tendrá que ajustar las medidas”, añadió el experto.

PUEDES VER: COVID-19: No vacunados tendrán algunas restricciones, señala Minsa

Por su parte, Percy Mayta-Tristán recordó que las medidas fundamentales para evitar el contagio de la COVID-19 y las cuales deben seguir son el uso de la mascarilla ante aglomeraciones, el lavado constante de manos y el distanciamiento social.

Minsa anunció que eliminará varias medidas, entre ellas, la toma de temperatura. Foto: Eric Villalobos Rojas/La República

En ese marco, el especialista le sugirió a la ciudadanía que visite lugares ventilados o donde tenga la certeza de que la mayoría de los asistentes ya cerró su círculo de inoculación contra el SARS-CoV-2.

“Si voy a salir, que sea de preferencia a un lugar abierto y con aforo reducido. Lo ideal sería que asistan a locales donde están pidiendo cartilla de vacunación o prueba negativa. Hay que acostumbrarnos a que tenemos que convivir con el COVID-19, por ello, deben participar en lugares seguros”, argumentó.

PUEDES VER: Minsa emitió protocolo para aplicar la tercera dosis de vacuna a mayores de 60 años

En la etapa más alta de la segunda ola, el Gobierno interpuso el uso obligatorio del protector facial en lugares públicos. Esta medida, a lo largo de los meses, fue disipándose; sin embargo, hasta la fecha, sigue siendo obligatoria en el transporte público, inclusive en el Metropolitano y Metro de Lima a pesar de que ya se comprobó que su eficacia para evitar el contagio de la COVID-19 es baja.

Esta nueva forma de protegerse se puso en marcha con el objetivo de cuidar la mucosa ocular de las personas; no obstante, estudios revelan que solo los ciudadanos que estén expuestos a fluidos, como los odontólogos, son los que deben recurrir a ella. Por ello, Percy Mayta-Tristán y Ragi Burhum están a favor de que se elimine su uso masivo en el país.

Casos en niños y adolescentes han aumentado

En las últimas semanas, se ha visto un leve incremento de hospitalizaciones de niños y adolescentes en la Villa Panamericana y el Hospital del Niño, comentó la infectóloga del Hospital Regional Daniel Alcides Carrión de Junín. “No es tan alto, pero sí ha aumentado el número, casi en un 20%”, sentenció.

Paralelamente, el Minsa ha empezado a vacunar a los jóvenes de 15 a 17 años desde el sábado 30 de octubre. Se tiene previsto que la inoculación de los adolescentes de 12 a 14 años comience el viernes 5 de noviembre. Recientemente, el sector ha autorizado que cualquier adulto con su DNI pueda acompañar a los menores a fin de que suscriba su autorización de inmunización.

Hospitalizaciones aumentaron en un 20% desde hace un par de días, anunció especialista. Foto: Antonio Melgarejo Yaranga/La República

¿Cómo se podría incentivar la vacunación en el Perú?

El epidemiólogo Mayta-Tristán resaltó el trabajo que viene haciendo el Minsa bajo la estrategia Voy a tu encuentro; sin embargo, dijo que se pueden implementar otras iniciativas, como poner metas a cambio de relajar medidas. Otra opción podría ser la creación de un pasaporte COVID-19.

PUEDES VER: COVID-19: Minsa ya coordina aplicación de tercera dosis a bomberos y policías

“Se debería poner una meta y si llegamos, por ejemplo, al 75% o 80% de inmunizados, se podría evitar el uso de la mascarilla en personas inmunizadas o con resultado negativo”, indicó.

El Minsa implementó la estrategia de vacunación casa por casa a fin de inmunizar a las personas que no pueden acercarse a los centros de inoculación. Foto: Antonio Melgarejo Yaranga/La República

Por su parte, la infectóloga Pierina Vilcapoma Balbin considera que también se debe pedir la cartilla de vacunación para ingresar a los centros comerciales y bancos. Asimismo, cree que es fundamental que el sector liderado por Hernando Cevallos encabece una campaña de sensibilización para los ciudadanos que aún están indecisos sobre la vacuna contra el nuevo coronavirus.