Conflictos en el corredor minero del sur por protestas de 40 comunidades

Los bloqueos de la vía nacional que usan Las Bambas, Hudbay y Antapaccay son constantes. Las comunidades de Apurímac y Cusco cierran el paso con frecuencia. El gobierno de Castillo aún no vislumbra una solución real.

Corredor minero. Las mineras utilizan esta vía para sacar su mineral hasta Matarani.
Corredor minero. Las mineras utilizan esta vía para sacar su mineral hasta Matarani.
Zaida  Tecsi

El corredor minero del sur es bloqueado permanentemente por las protestas de más de 40 comunidades que solicitan indemnizaciones por los impactos ambientales y el pago por sus tierras, principalmente. La red vial, inicia en la región de Apurímac, pasa por Cusco y desemboca en Arequipa.

Desde el 2018 fue clasificada como vía nacional sin consulta a las comunidades y es usada por MMG Las Bambas, Hudbay y Glencore para transportar mineral. El corredor minero nace en el distrito de Progreso, de Grau (Apurímac) y termina en el centro poblado menor Pillones del distrito de San Antonio de Chuca, provincia de Caylloma (Arequipa).

En total son más de 482 kilómetros que atraviesan 15 distritos entre las tres regiones. La República identificó a casi medio centenar de comunidades que soportan los efectos del paso de camiones.

PUEDES VER: Apurímac: comuneros no dan tregua a Gobierno y continuarán con bloqueo de corredor minero

En Apurímac

Desde el 19 de octubre, los comuneros de la provincia de Cotabambas y del distrito de Progreso, área de influencia directa del proyecto Las Bambas, retomaron su vieja huelga. Bloquearon el corredor impidiendo el paso de encapsulados de la minera.

Exigen la presencia del presidente de la República, Pedro Castillo y la premier, Mirtha Vásquez, en la zona. Según el presidente del Frente de Defensa de Cotabambas, Víctor Limaypuma, esa es la única manera de retomar el diálogo.

Los manifestantes reclaman el pago de compensaciones por sus predios individuales y comunales por donde atraviesa el corredor minero. Exigen la suscripción de un Convenio Marco con la minera que les permita tener un fondo para la ejecución de proyectos de inversión.

Otra demanda es que Las Bambas empiece a pagar el impuesto a la renta, de donde proviene el canon minero. Las Bambas se acogió al beneficio tributario de la depreciación acelerada de su maquinaria, lo que le permite pagar el impuesto después de recuperar su inversión.

PUEDES VER: Las Bambas: Apurímac tendrá menos regalías

El alcalde del distrito cotabambino de Mara (parte del corredor minero), Willy Guzmán, califica la historia de protestas contra Las Bambas como dolorosa. Entre el 2015 y 2017 murieron cinco comuneros. Precisamente por eso, la plataforma actual también exige indemnización a las viudas de los fallecidos y que se eliminen las denuncias contra los dirigentes.

Los distritos de Mara y Challhuahuacho también tienen sus propias luchas contra Las Bambas. Duranto el paro preventivo de Mara en agosto de este año, un bus con trabajadores de Las Bambas que usó una ruta alterna para esquivar el bloqueo. cayó por una pendiente. Murieron 17 personas.

Cusco: Chumbivilcas y Espinar

Según la Defensoría del Pueblo, Cusco es la segunda región del país con más conflictos sociales (21). El corredor minero atraviesa por dos de sus provincias: Chumbivilcas y Espinar. Esa podría ser la razón.

En el caso de Chumbivilcas, la red vial cruza por seis distritos y 13 comunidades

En julio de este año, diez comunidades de la provincia de Chumbivilcas, reanudaron su huelga contra Las Bambas. Exigían el pago por el uso de sus tierras que forman parte del corredor minero e indemnizaciones por los impactos ambientales, como el polvo que causan los camiones encapsulados.

PUEDES VER: Sin solución conflictos de cocaleros en Puno y bloqueo de corredor minero en Apurímac

La huelga fue levantada el 5 de octubre con la firma de un acta en Lima. La minera se comprometió en admitir a las comunidades como sus proveedoras de transporte de concentrado mineral. Los otros puntos aún están pendientes de resolverse. Ya se instalaron mesas técnicas.

En Chumbivilcas también se encuentra el proyecto minero Constancia, de la empresa Hudbay. En torno a esta minera hay varias demandas como la de la comunidad de Collana, distrito de Velille, que quiere ser área de influencia directa. Hasta el momento se ha impuesto el diálogo.

Los carros que extraen minerales de Hudbay hacen uso también del corredor minero, así como los de la empresa Antapaccay. Esta última lo utiliza desde la comunidad de Tintaya Marquiri de la provincia de Espinar, donde se encuentran sus operaciones.

El 6 de octubre, las comunidades originarias de Espinar realizaron un paro de dos días. Exigen una nueva Consulta Previa, el pago de reparaciones por los impactos ambientales a sus ríos, animales y viviendas. Aseguran, además, tener metales pesados en la sangre, producto del consumo de agua contaminada.

Aunque levantaron la medida de fuerza luego de un acuerdo con la minera, el incumplimiento de compromisos podría volver a encender el problema. Para la Defensoría se trata de un conflicto activo. El bloqueo en Espinar perjudica a las tres mineras que transportan sus minerales a través del corredor minero.

PUEDES VER: Cusco: en noviembre inicia construcción del terminal de pasajeros del Aeropuerto de Chinchero

El sociólogo José Lapa sostuvo que los conflictos en el corredor minero iniciaron desde que Las Bambas decidió desechar el mineroducto para sacar sus minerales y optó por una carretera que acoge a más de 400 camiones encapsulados. A su paso genera polvo y ruido.

En otras zonas, las vibraciones ocasionadas por la procesión de vehículos provoca rajaduras en las casas de adobe. Según el informe del Organismo Especializado en Fiscalización Ambiental (OEFA) del 2019, en Chumbivilcas hay contaminación sonora y niveles excedentes de polvo.

Los gobernadores regionales de Cusco, Jean Paul Benavente y Baltazar Lantaron de Apurímac, coinciden que un primer paso para una solución integral es el asfaltado de la vía. Consideran que este gobierno, al igual que los anteriores, solo alcanzan soluciones parciales y poco efectivas.

El corredor minero termina en el centro poblado arequipeño de Pillones. Desde este punto, Las Bambas transporta sus minerales por tren, mientras que Hudbay y Antapaccay continúan el viaje terrestre hasta el Puerto de Matarani.

Apurímac sigue en protesta

Los bloqueos continúan en el Corredor Minero del Sur, tramo de la provincia de Cotabambas y distrito de Progreso en la región de Apurímac. Ayer la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) remitió un documento donde la premier Mirtha Vásquez les señala que después del voto de confianza acudiría a la zona. Los exhorta a levantar la huelga.

PUEDES VER: Cusco: sentencian a dos exmilitares por el delito de peculado doloso

El presidente del Frente de Defensa de los Intereses de de Cotabambas, Víctor Limaypuma, dijo que las comunidades mostraron su malestar ante el documento, pues consideran que sus demandas no son prioridad para el gobierno.

El dirigente declaró que ahora piden la presencia del presidente Pedro Castillo, la Premier Mirtha Vásquez y la presidenta del Congreso, Maria del Carmen Alva, además del representante de MMG Las Bambas.