EN VIVO - FC Barcelona vs. Athletic Bilbao: sigue el minuto a minuto del partido por la Copa del Rey

Ordenan acciones penales contra exservidores por irregularidades en plan maestro de Monsefú

Lambayeque. La Contraloría detectó que exgerenta de municipio de Monsefú y exsupervisor de Epsel dispusieron el pago de S/822.215 a contratista, sin contar con sustento técnico.

El equipo de técnico verificó las valorizaciones por la ejecución de la obra. Foto: Contraloría
El equipo de técnico verificó las valorizaciones por la ejecución de la obra. Foto: Contraloría
Ysela  Vega

Tras detectar un pago irregular de S/ 822.125 en la ejecución del mejoramiento del plan maestro de saneamiento (agua potable y alcantarillado) valuado en S/ 31 284 394, la Contraloría General de la República dispuso iniciar acciones legales penales contra una exfuncionaria de la Municipalidad Distrital de Monsefú, y un exsupervisor de la Entidad Prestadora de Servicios de Saneamiento de Lambayeque (Epsel).

En este contexto, el ente de control remitió la documentación a la Procuraduría Anticorrupción de Lambayeque a fin de que denuncie a la exgerenta de Infraestructura y Desarrollo Urbano, María Garnique, y al exsupervisor de Epsel, Víctor Recuenco.

PUEDES VER Contraloría ordenó investigación penal y administrativa contra 13 funcionarios de Epsel

A través del informe n.° 17473, también se identificó responsabilidad administrativa debido al trámite, conformidad y pago efectuado al contratista en 2017, con relación a las valorizaciones de obra, que incluyó avances de partidas no ejecutadas durante el desarrollo del proyecto.

En una inspección de campo, la comisión de control verificó que las partidas relacionadas con obras electromecánicas y equipamiento valorizadas y pagadas, no fueron ejecutadas, situación que fue advertida también por la Contraloría, en diciembre de 2018, mediante el informe n.° 09-2018, y por el supervisor a través de la valorización n.° 28.

PUEDES VER Chiclayo: obras de saneamiento beneficiarán a más de 50.000 pobladores

Antes del inicio del proyecto, Monsefú contaba con un sistema de saneamiento de 30 años de antigüedad, que impedía cubrir las necesidades primarias de la población. Este problema generó enfermedades gastrointestinales especialmente en niños de cero a cinco años de edad.