Puno: doscientos mineros se salvan de morir en mina informal

La Rinconada. Ingreso a la galería fue anegado por deshielos y filtraciones de la montaña. Permanecieron retenidos más de diez horas. Con motobombas retiraron agua.

El socavón, en varios tramos, se inundó por el ingreso del agua. Foto: COER Puno/ referencial
El socavón, en varios tramos, se inundó por el ingreso del agua. Foto: COER Puno/ referencial
Liubomir Fernández

Pudo ser una tragedia. Doscientos mineros informales esperaron más de 10 horas para ser rescatados del subterráneo de la mina Estrella de Oro en el sector de Ryti Cucho, centro minero de La Rinconada, al norte de la ciudad de Puno. La salida del socavón principal fue bloqueada por una inundación.

Los mineros que trabajan de manera informal ingresaron a laborar el lunes 18 de octubre a las 08:00 a.m. Dentro de la galería subterránea se organizaron en grupos y se distribuyeron en las distintas ramificaciones.

Cuando retornaron de su faena, a las 14:00 hrs, no pudieron salir. El socavón, en varios tramos, se inundó por el ingreso del agua a consecuencia del deshielo del nevado y la filtración de aguas internas del interior de la montaña.

PUEDES VER: Madre de Dios: cocaleros atacan vehículo con insumos para vacunar

El aniego alcanzó el metro y medio de altura. Para retirarlo utilizaron motobombas. Ese trabajo corrió por cuenta de mineros y familiares que acudieron al auxilio. El rescate se produjo a las 22:00 hrs.

El testimonio de los sobrevivientes revela circunstancias complicadas que padecieron. Los gases internos de la montaña comenzaron a afectarlos por falta de ventilación. Algunos se desesperaron. Tampoco tenían cómo comunicarse con el exterior, no cuentan con radios. Fueron los familiares y amigos quienes acudieron en su auxilio cuando se percataron que no retornaban a casa.

Los mineros mostraron su molestia con la Corporación Minera Ananea, titular de la concesión. Esta actuó de manera tardía alegando que se trataban de inundaciones comunes. Es la primera vez que se produce una situación de esta magnitud.

Los que quedaron atrapados grabaron varios videos. En las imágenes se aprecia su angustia por salir y también se quejan de la empresa minera, titular de la concesión de la zona. Los afectados no tenían agua ni alimentos.

Luego del rescate, varios de los afectados efectuaron la denuncia en varios medios de comunicación a pesar que los voceros de la compañía les pidieron mantenerse en silencio. De lo contrario, intervendría la Dirección de Energía Minas para cerrar la operación debido a las condiciones laborales inapropiadas en las cuales trabajan.

Lazy loaded component