Puno: emprendedores de Juliaca siguen en pie pese al golpe de la pandemia

Historias. En Juliaca, se estiman 100 mil emprendimientos. Uno de ellos es Matías Tacusi, técnico a quien se le atribuye el ensamblaje del 40% de mototaxis en Juliaca. Hipólito Javier fabrica máquinas comerciales de frío.

Ensamblador. Matías Tacusi empezó de abajo, ahora preside una planta que ensambla las mototaxis que llegan a Juliaca. Foto: Juan Carlos Cisneros
Ensamblador. Matías Tacusi empezó de abajo, ahora preside una planta que ensambla las mototaxis que llegan a Juliaca. Foto: Juan Carlos Cisneros
Liubomir Fernández

Matías Tacusi Herrera e Hipólito Javier Choquehuayta, tienen características afines. Ambos se embarcaron en negocios que rindieron sus frutos pese a condiciones adversas.

Tacusi Herrera es uno de los mayores ensambladores de mototaxis que se importan desde la India. Esta unidad es el símbolo del transporte en la ciudad de Juliaca. Según el municipio de San Román, existen aproximadamente 80 mil de estos vehículos. A Tacusi, se le atribuye haber ensamblado el 40 % de estas unidades que circulan en la ciudad calcetera.

Pero no todo ha sido éxito en la vida de Tacusi. Es natural de Cusco, muy joven emigró a Lima. En la capital trabajó en talleres de estructuras metálicas y después se empleó en una tienda dedicada a ensamblar unidades motorizadas. A su empleador lo asesinaron y la empresa quebró. Sin empleo formal, recuerda que con su esposa migraron a Juliaca en 2007.

PUEDES VER: Dirigentes azotan a periodista de Puno en presencia de comuneros de los Uros

En esta ciudad formó su empresa “Tac Motors” dedicada a la venta de motos lineales y motos toritos. Empezó como técnico de su propia empresa y ahora emplea a varios técnicos que ensamblan y ofrecen servicio técnico. Emplea a más de diez personas.

“Desde entonces nos dedicamos a vender ensamblado de motos sin apoyo del Estado. Teníamos varios trabajadores pero por la pandemia reducimos. Nosotros somos los que más generamos trabajo. Pero ahora estamos avanzando de a pocos, aunque con pocos trabajadores”, dijo.

Hipólito Javier Choquehuayta es natural de Umachiri, provincia de Melgar. Es huérfano. Eso no fue impedimento para encontrar un futuro. Cuenta que desde que era escolar aprendió a arreglar refrigeradoras. Su ímpetu lo llevó a trabajar como técnico frigorista de Donofrio. Llegó un momento que la empresa no podía pagarles sus servicios por ser mano de obra calificada y optó por su propio negocio.

Hipólito Javier, hoy es uno de los mayores fabricantes de máquinas comerciales de fríos y valor en Juliaca. Fabrica desde cocinas hasta exhibidores de frío. Hace envíos a nivel nacional.

Hipólito Javier, hoy es uno de los mayores fabricantes de máquinas comerciales de fríos y valor en Juliaca. Foto: Juan Carlos Cisneros/ La República

“Esto es a lo único que me he dedicado toda mi vida. No necesitamos que nos regalen nada. Vivimos de nuestro trabajo y nuestro arte. Pero quisiéramos que el Estado nos otorgue créditos que nos permitan seguir manteniéndonos en el mercado. El Estado no es promotor” contó a La República Hipólito Javier. Antes de la pandemia tenía cuatro trabajadores. Ahora trabaja solo. “La pandemia nos ha causado daño. Ahora estamos reactivándonos pero se necesita de todos modos apoyo”, contó.

PUEDES VER: Puno: cuatro trabajadores mineros mueren asfixiados en socavón de La Rinconada

De historias como estás Juliaca, se ha hecho conocida como el Taiwán del altiplano porque por el esfuerzo de sus propios habitantes se ha convertido en el centro comercial del sur del país.

Según el economista Jorge Tapia, la ciudad calcetera fabrica y provee bienes a Arequipa, Cusco, Tacna, Moquegua, e incluso a Madre de Dios. En esta localidad se estima que están instaladas más de 100 mil emprendimientos de distintos rubros que a diario mueven cerca de 10 millones de soles.

“Eso explica porqué en Juliaca, están las tiendas comerciales más grandes, que no existen ni siquiera en la ciudad de Puno. Eso explica porque los negocios que quebraron en Puno florecen en Juliaca”, aseguró Tapia.

fabrica y provee bienes a Arequipa, Cusco, Tacna, Moquegua, e incluso a Madre de Dios

Según Tapia, un factor para que la economía comercial esté Juliaca, se debe básicamente a que la economía local recibe la inyección de capitales de la minería informal, el contrabando, y narcotráfico.

“Estas actividades ilegales hacen que la gente tenga liquidez y acuden al mercado para hacer realidad sus deseos en cuanto a consumo de bienes y servicios”, precisó.

Tapia sostiene que Juliaca es eje de las 13 provincias de la región y todo el sur del país.

Según el sociólogo Felipe Supo, Juliaca tuvo un apogeo desde que llegó el tren a Puno y permitió que el altiplano abastezca de lana a Arequipa en mayor proporciones a las que se desarrollaba antes que la vía férrea pase por el altiplano.

Según el censo de 2017, la población de Juliaca es de 276 000 habitantes. Según la Cámara de Comercio de Juliaca, la economía del ciudadano juliaqueño está basada en alguna actividad comercial. Solo el 1 % viven de la función pública.