EN VIVO - Daños en Amazonas: últimas noticias tras el sismo de magnitud 7.5

Miles de personas realizaron largas colas en exteriores de la Contraloría

Funcionarios y servidores públicos de distintas entidades tuvieron que aguardar durante horas para ser atendidos y poder dar la información requerida en la Declaración Jurada de Intereses.

Funcionarios públicos pidieron celeridad en admisión de trámites. Foto: Grace Mora / URPI - LR
Funcionarios públicos pidieron celeridad en admisión de trámites. Foto: Grace Mora / URPI - LR
Sociedad LR

Con información de Grace Mora / URPI - LR

Miles de personas tuvieron que aguardar desde tempranas horas de la mañana en los exteriores de la Contraloría para poder entregar la Declaración jurada de intereses (DJI). La entidad amplió la fecha de recepción hasta este 13 de octubre, pero aún falta un gran número de empleados que tuvieron que retirarse de la fila de espera.

“Estoy desde las 12, le he dado toda la vuelta a la manzana. Hay menos personal atendiendo. Yo vengo desde Matucana, vengo desde lejos, no nos pueden hacer esto a los trabajadores públicos”, declaró Juan José Aliaga, quien refirió que la plataforma digital colapsó desde hace unos días y que por eso no pudo realizarlo.

PUEDES VER: COVID-19: detectan primeros casos de variante delta en Casma y Huarmey

Los funcionarios y servidores públicos están obligados de presentar dicho documento que constituye un requisito indispensable para el ejercicio del cargo o función pública, es por ello que generó un gran malestar entre los presentes que denuncian que hubo una demora en la atención y eso afectó en sus horas laborales.

Según las personas afectadas, ni el viernes ni el lunes hubo atención en la Controlaría por el feriado largo, por lo que perdieron días vitales para la entrega del documento y horas laborales para poder entregarlo. Es por ello que un centenar de personas aguardó ante la puerta de la entidad, a pesar que previamente les indicaron que había finalizado la atención.

Luego de una gran insistencia un pequeño grupo logró ingresar, algunos regresaron, pero ya habían cerrado las puertas. Felizmente lograron entregar sus documentos a los compañeros laborales que pudieron ingresar a la entidad a último momento. “Es lamentable la situación que nos ha puesto la Controlaría, sin almuerzo ni agua. Es un acto negligente. Ojo, ellos han podido recuperar las horas porque han tenido feriado largo”, señaló Vicente, un empleado de la Fiscalía.