En el siglo XVI evangelizaron a puneños con catecismo en quechua

Descubrimiento. Documento religioso probaría que el catolicismo respeto el idioma de los pueblos originarios al momento de la evangelización.

Obispo de Puno, Jorge Carrión, mostró documento para acreditar que la iglesia contribuyó en preservar el idioma quechua.
Obispo de Puno, Jorge Carrión, mostró documento para acreditar que la iglesia contribuyó en preservar el idioma quechua.
Liubomir Fernández

La evangelización a los pueblos originarios del altiplano no solo fue en idioma español. La prueba de ello es el catecismo en quechua escrito a mano, copiado de un original de 1583. El documento fue hecho público por el obispo de Puno, Jorge Carrión Pavlinch, durante la inauguración del archivo diocesano que alberga documentos del siglo XVI.

Hasta antes que este documento fuera descubierto, se creía que se había impuesto los principios católicos a la fuerza. “Pero este documento histórico prueba que se respetó el idioma de los pueblos originarios. También acredita que la iglesia, con este catecismo, contribuyó a preservar el quechua. He ahí la importancia de este documento histórico y a la vez maravilloso porque se usaban términos acordes a ese tiempo”, aseguró el obispo Jorge Carrión.

El documento estaba traspapelado en los archivos del obispado puneño. “Cuando llegué a Puno, hace más de 25 años, no había archivos ordenados. Solo había rumas de documentos que se desconocía su contenido. Entonces a partir de ahí decidimos intervenir y encontramos documentos como el que ahora hacemos público”, contó monseñor tras la develación de la placa que declaró inaugurado el archivo histórico.

Los documentos fueron debidamente seleccionados gracias a un convenio entre el Obispado de Puno y la Fundación Juan Bustamante. Esta organización puso a disposición un historiador que ordenó y catalogó los documentos.

“La información hallada es de tal importancia histórica que hemos encontrado documentos sobre la fundación de las capellanías desde 1668 hasta 1926. También se han encontrado cuadernos de la división de parroquias del obispado de Cusco, entre 1774 a 1781”, contó.

A la ceremonia de inauguración asistieron las principales autoridades culturales y de la historia de Puno, así como representantes del Patronato de Cultura Altiplánica.

El obispado de Puno informó que los archivos estarán a disposición del público, investigadores y estudiantes, siempre que sean respaldados por instituciones académicas. Se pide ello porque el material no pueden ser manipulados en todo momento.

El historiador Néstor Quille, dijo que la información hecha pública por el monseñor Jorge Carrión, podría cambiar la historia de Puno, en varios aspectos. Ello debido a que existen procesos eclesiásticos que probarían cómo fue la relación social y política a mediados del siglo XVI en la ciudad de Puno.

La Universidad Nacional del Altiplano sería la primera institución en acceder a la información con sus académicos.

Catalogación fue por años

Casi dos años duró ordenar los documentos históricos del obispado de Puno. Están catalogados no solo por el periodo al que representan sino por la característica de la información que contienen.

Los trabajos fueron realizados por el historiador Martín Guadalupe. Él llegó gracias a la intervención de la Fundación Juan Bustamante.