EN VIVO - Alianza Lima vs. Mannucci: sigue el partido por la Liga 1 del fútbol peruano VACUNAFEST - Todo sobre la sexta jornada de vacunación de mayores de 18 años y rezagados

Hay que formalizar los emprendimientos para que sobrevivan

Sin amparo legal. Se trata de pequeñas empresas que en pandemia no accedieron a créditos. La formalización y uso de tecnología es una llave para una reinvención exitosa opina director de USIL.

Dark kitchen. En esta época de cuarentena predominó la entrega de comida a domicilio.
Dark kitchen. En esta época de cuarentena predominó la entrega de comida a domicilio.
Wilder Pari

El director del Instituto de Emprendedores USIL, Juan José Venegas, refiere que los emprendimientos son fundamentales en la economía nacional. Calcula que el 97% de empresas peruanas son pequeñas o medianas generadoras de empleo. Pero solo el 30% está dentro de la formalidad. Estima que en Arequipa existen por lo menos 100 mil pymes y mypes, de las cuales solo 30 mil tienen existencia formal.

Por eso, dice Venegas, los préstamos de Reactiva solo llegaron a un 17% de emprendimientos. Opina que con una reactivación progresiva, el Estado podría apoyar en la formación de los emprendedores.

La formación debe ayudar a dar solidez a los negocios. Venegas refiere que solo uno de cada 3 emprendimientos sobrevive a los tres años. No solo se trata de identificar una oportunidad de negocio, sino saber implementarlo. “Es necesario que eduquemos a emprendedores”, refiere Venegas.

Recuerda que un emprendimiento crea una cadena de valor, mediante el empleo directo o requerimiento de servicios especializados. El cierre de uno de estos negocios, también significará el fin de dicho eslabón.

Uso de tecnologías

La pandemia aceleró el uso de la tecnología en varios rubros, como el educativo. Los emprendimientos también pueden beneficiarse de este salto tecnológico, que ayudan a reducir costos operativos y ampliar el alcance.

Venegas indica que en pandemia, por lo menos la mitad de emprendimientos no pudieron reactivarse. Los que lo consiguieron, vieron a la tecnología como aliada. Por ejemplo, la llamada dark kitchen o restaurantes especializados en la entrega a domicilio. También hubo un salto en el ofrecimiento de servicios, como la enseñanza de cursos o el diseño gráfico, que podían desarrollarse a distancia.

“La tecnología recorta la complejidad y gastos operativos a los que antes se enfrentaban los emprendimientos”, señala Venegas.

Al saltar la barrera geográfica, un emprendimiento ayudado por la tecnología, puede disminuir el impacto de un entorno económico no favorable.

Añade que la tecnología es aceptada en la mayoría de emprendedores, pues 9 de cada 10, opinan que estas innovaciones ayudarán al desarrollo de sus negocios.