Larrea: “Desorden y reclamos en vacunatón son un maltrato a la población lambayecana”

Presidente de la Federación Médica de Lambayeque criticó la falta de suficiente personal de salud y puntos de vacunación para inmunización. Aglomeraciones preocupan en medio de contagios por variante Delta.

Gran cantidad de personas llegaron hasta el colegio Elvira García García para vacunarse. Foto: Clinton Medina / La República
Gran cantidad de personas llegaron hasta el colegio Elvira García García para vacunarse. Foto: Clinton Medina / La República
Carlos Vásquez

Aglomeraciones y numerosos reclamos por la desorganización en cada establecimiento fueron la constante durante la primera vacunatón contra el coronavirus, que se desarrolló en cuatros locales de la región Lambayeque.

En esta oportunidad, se aplicó la primera dosis de Sinopharm a mayores de 40 años y la segunda dosis del laboratorio Pfizer, al grupo etario de 50 años a más. La vacunatón inició el sábado 28 de agosto a las 8.00 a. m. y se prolongó a más de la 1.00 p. m. del domingo 29 de agosto.

Fueron cuatro puntos fijos habilitados en colegios para esta primera vacunatón: Elvira García García (Chiclayo), San José (Chiclayo) Manuel Iturregui (Lambayeque) y Manuel Mesones Muro (Ferreñafe).

En entrevista con La República, el presidente de la Federación Médica de Lambayeque, Paul Larrea Alvarado, calificó a la primera vacunatón en Lambayeque como “un maltrato a la población lambayecana” con responsabilidad en funcionarios del Gobierno Regional de Lambayeque (GRL), la Gerencia Regional de Salud (Geresa), los congresistas y los gobiernos locales.

“Las instituciones y los funcionarios mencionados son responsables por falta de gestión demostrada. La gestión no termina con la llega de las vacunas, pues esta culmina cuando el usuario recibe su vacuna y está inmunizado. El COER (Centro de Operaciones de Emergencia Regional) y el comité de Defensa Civil también son responsables”, comentó.

Larrea Alvarado hizo énfasis en la falta de recursos humanos suficientes en cada punto de vacunación y la no planificación de inmunización en distritos para personas mayores de 40 y 50 años.

“Hay una insuficiente programación de recursos humanos de enfermería y técnicos de enfermería en los puntos de vacunación. Esto se debió planificar considerando el rendimiento de personas vacunadas por enfermera. Era necesario poner el doble de personal para vacunar y ampliar los puntos fijos de vacunación.

Paul Larrea se pronunció sobre primera vacunatón. Foto: La República

Para Paul Larrea Alvarado, las aglomeraciones en los puntos fijos de la vacunatón avizoran un escenario de mayor vulnerabilidad e impacto sanitario para la región. Cuestionó a los alcaldes provincial y distritales, y consejeros para corregir esta situación.

“Estamos en un escenario de incremento de casos de la variante Delta y esto tendrá un impacto en las próximas semanas. Muchas personas han estado aglomeradas por varias horas en las colas para acceder a una vacuna, sin guardar el distanciamiento social. A ello se suman que la mayoría de personas ha estado expuesta a un clima favorable para contraer enfermedades respiratorias”, comentó.

Considerando que Lambayeque fue uno de los departamentos con mayor índice de letalidad en la primera y segunda ola, el especialista también criticó la falta de capacidad de reacción de las autoridades para evitar las aglomeraciones en las colas del vacunatón.

“A la falta de gestión de las autoridades, hay que agregar que falta capacidad de reacción. Si el sábado (28 de agosto) ya se había advertido aglomeraciones de personas en las colas, las autoridades debieron tomar correctivas: aumentar el horario de atención, incrementar el personal de salud y otras medidas. Hay responsabilidades compartidas dentro de la Gerencia Regional de Salud y otras instituciones”, subrayó.

La República pudo conocer -por fuentes oficiales de la Geresa- que la atención para este domingo 29 de agosto se prolongaría hasta horas de la tarde -noche a fin de atender a las personas que hicieron cola desde horas tempranas del último sábado.

Largas colas siguieron hasta el sábado 29 de agosto en el Elvira García. Foto: Facebook