Puno: las islas de Los Uros esperan a los turistas

Cambios. Están ubicadas en el Lago Titicaca. Con la pandemia los turistas dejaron de llegar a ellas. Los isleños se quedaron sin empleo. Solo se quedaron ancianos. Jóvenes buscaron otro trabajo.

La Republica
Aventura. Los turistas llegan hasta las islas, algunos se quedan varios días para experimentar del turismo natural.
Liubomir Fernández

Las islas flotantes de Los Uros, ubicadas en el lago Titicaca, en Puno, abrieron sus puertas nuevamente al turismo tras el retorno de sus habitantes. En medio de la pandemia los isleños abandonaron sus hogares. La mayoría emigró a los valles agrícolas de Arequipa para trabajar en agricultura. Otros se dedicaron a la construcción y negocio local.

Con la vuelta del turismo bajo estrictas medidas de bioseguridad, los isleños retornaron al Titicaca.

“Nos fuimos al valle de Tambo a trabajar en la chacra (…) Otros se quedaron. Nosotros nos hemos regresado. (…) Desde julio recibimos turistas, aunque poco”, contó Mislenia Cutipa Lujano (20).

En el Titicaca existen 49 islas. Las ocupan 3500 pobladores que dependen de las visitas. Sin pandemia arriban un promedio de 1500 a 2000 entre visitantes nacionales e internacionales.

Cutipa abandonó la isla, así como cientos de familias. En el pueblo flotante solo se quedaron ancianos. Sobrevivían de la pesca y caza y con lo poco que le mandaban sus hijos.

Ha retornado el 80 % de los isleños que representa alrededor de 300 familias. La mayoría aplicó sus protocolos para evitar el contagio. En vez de usar alcohol para desinfectarse sahuman sus habitaciones con hierbas medicinales. La mayoría de restaurantes ofrece comida para llevar. Sus mayores ingresos dependen de la venta de productos de artesanía elaborada de Totora, planta acuática.

Juan Vilca dice ellos fueron los más golpeados con la pandemia. “No había ni comida. Ahora que hemos retornado trabajamos para mejorar la atención pero con protocolos de bioseguridad que todos puedan cumplir”, contó este lanchero que se encarga de transportar a los visitantes a las islas.

Antes de la pandemia el número de lanchas que zarpaba del puerto de Puno a los Uros, era de 60. ahora son diez. La mayoría son nacionales, hay pocos internacionales. Todavía persiste el miedo, dice.

Las familias que volvieron a asentarse en sus islas por acuerdo comunal cobran tarifas a bajo costo para alojar a los visitantes. Una habitación vale S/ 50 aproximadamente.

“No tenemos tarifas exactas pero sí podemos llegar a acuerdos directos con cada persona para ver la forma de recepción. Lo mismo pasa en la lancha. Tenemos una tarifa económica de diez soles. Lo que queremos es que vengan más turistas nacionales. Todo ha cambiado. La gente ya no quiere gastar. Por eso estamos cobrando lo mínimo”, aseguró Rosa Luján.

Según la Dirección Regional de Comercio Exterior y Turismo, la isla de los Uros, es el principal destino turístico del lago que más turistas está captando por estar ubicado a media hora de la ciudad de Puno. Le sigue Amantani y Taquile. En setiembre cada isla hará un nuevo lanzamiento por ser destinos seguros para ser visitados.