Tras 14 años del terremoto en Pisco, el Perú instala sensores que permitirán una evacuación anticipada

Hernando Tavera, presidente del IGP, manifestó que para el primer trimestre del 2022 comenzarían los simulacros a nivel nacional.

106 sensores sísmicos podrán alertar con anticipación a la ciudadanía. Foto: composición / IGP
106 sensores sísmicos podrán alertar con anticipación a la ciudadanía. Foto: composición / IGP
Allisson  Mariños

Tras el amplio periodo de silencio sísmico que se detectó en el país luego del terremoto de Pisco en el 2007, que dejó un total de 600 muertes y más de 450.000 damnificados. El IGP (Instituto Geofísico del Perú) junto con INDECI (Instituto Nacional de Defensa Civil) se unieron para formar el Sistema de Alerta Sísmica Peruano, un proyecto que tiene como finalidad poder salvar la vida de más de 18 millones de peruanos ante un movimiento telúrico de gran magnitud.

Hernando Tavera, presidente del IGP, manifestó que desde enero 2020 se han venido estudiando e identificando los lugares donde estos sensores deben ser puestos para una mayor efectividad. Sin embargo, es hasta el 24 de julio del mismo año que se colocó el primero en el Morro Solar de Chorrillos dando inicio a una cadena de instalaciones, que serán en total 106, a lo largo de 10 regiones de la zona costera del país.

“El Sistema de Alerta Sísmica Peruano ya ha sido utilizado con anterioridad a nivel mundial, países como México lo tienen y colocaron primero. Luego lo ha hecho Chile teniendo resultados muy buenos. El IGP junto con el estado decidimos comenzar este proyecto 2020-2021 que tendrá 106 sensores en la zona costera del país”, dijo.

Asimismo, precisó que estos sensores emitirán alertas que llegarán a la población a través de las sirenas que INDECI se ha comprometido en colocar para que las personas puedan evacuar. Si bien el tiempo de alerta de evacuación dependerá del epicentro del sismo, la ciudadanía también debe comprometerse a tener una mejor cultura preventiva ante estos casos. “Mientras más lejos el epicentro, mayor tiempo de alerta tendrán las personas”, aseveró Tavera.

Finalmente, el presidente del IGP dio a conocer que este 2021 ya se están colocando los últimos sensores por lo que en el primer trimestre del 2022 se comenzará con los simulacros y capacitaciones a la población para que en caso de algún movimiento telúrico el sistema pueda salvar la vida de un total de 18.363.626 personas, que viven en 76 provincias, 669 distritos y 10 regiones.

“Probablemente, durante el primer trimestre del 2022 ya estemos comenzando con los simulacros y capacitaciones a la ciudadanía. Hay que tener en cuenta que un sismo de alta magnitud si o si va a ocurrir, no hay que pensar en cuánta magnitud tendrá sino en cómo actuar durante ese momento”, exhortó.

Cabe resaltar que el terremoto de Pisco fue devastador, pues a la precariedad de la construcción de las viviendas se le sumó la poca cultura preventiva para este tipo de desastres naturales de la población y lamentablemente y pese a los 14 años desde lo ocurrido la ciudadanía continúa haciendo caso omiso a las recomendaciones de las autoridades.