EN VIVO - Derrumbe en Chavín de Huántar: últimas noticias sobre daños materiales, muertes y desaparecidos tras deslizamiento

Cusco: víctimas de esterilizaciones forzadas bordaron sus nombres en bandera

El encuentro de las víctimas en Chumbivilcas se dio tras casi un año y medio. La pandemia puso en pausa sus acciones de lucha.

Cusco. Mujeres acudieron a la cita en Chumbivilcas para bordar su nombre. Foto: captura Movimiento Manuela Ramos
Cusco. Mujeres acudieron a la cita en Chumbivilcas para bordar su nombre. Foto: captura Movimiento Manuela Ramos
LR Cusco

La gigantesca bandera del Perú que contiene los nombres de las 2.166 denunciantes de las esterilizaciones forzadas, ejecutadas durante el Gobierno de Alberto Fujimori, llegó a la región imperial tras recorrer Lima, Huancavelica y Ayacucho.

Las víctimas de las operaciones de la provincia de Chumbivilcas bordaron sus nombres en la tela bicolor. El acto busca perennizarse en la memoria colectiva y lograr justicia.

El encuentro de las víctimas se dio tras casi un año y medio. La pandemia puso en pausa sus acciones de lucha.

Inés Condori, presidenta de la Asociación de Víctimas de Esterilizaciones Forzadas de Chumbivilcas, sostuvo que uno de los procesos legales en contra del expresidente Fujimori está paralizado.

Las audiencias de sustentación de cargos culminaron hace dos meses aproximadamente, pero el Poder Judicial aún no se pronunció. Invocó a que el juez Rafael Martín Martínez señale si continúa la investigación o será archivado el caso.

Condori explicó que otro de los procesos en curso es la demanda de amparo contra el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos para la implementación de una política de reparación integral para las víctimas sobrevivientes y familiares inscritos.

Las personas afectadas por las esterilizaciones se dirigieron al presidente Pedro Castillo y le pidieron reconocer la vulneración de los derechos humanos en el gobierno de Fujimori. Indican que a través del Ministerio de Justicia se debe establecer atenciones médicas y apoyos económicos.

“Tenemos dos décadas esperando justicia, incluso algunas compañeras ya se han muerto. Pedimos que este Gobierno no se olvide de nosotras”, enfatizó.

Las operaciones sin consentimiento se realizaron entre 1996 y 2002. Cusco es una de las regiones con más casos. Las organizaciones de Derechos Humanos sin Fronteras y el Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Demus) acompañan los procesos.