URGENTE - Luis Advíncula sufrió desgarro y se perdería el repechaje rumbo a Qatar

Arequipa el inicio

“Lo que hoy conocemos como la ciudad de Arequipa, tuvo un inicio apacible, completamente agrícola. No fue un lugar inca. Las culturas asentadas en esta zona fueron incipientes”.

La Republica
LR Arequipa

Federico Rosado

Docente

Lo que hoy conocemos como la ciudad de Arequipa, tuvo un inicio apacible, completamente agrícola. No fue un lugar inca. Las culturas asentadas en esta zona fueron incipientes. El paisaje de la época. Volcanes, aunque siempre destacando el Misti. Un río semicaudaloso, con aguas cristalinas. Un horizonte verde por cualquier lado. Y mucha tranquilidad.

Ya sabemos que los españoles decidieron Camaná para dar comienzo a la colonia por el sur del Perú. Que, el clima, en especial la humedad, y las consiguientes enfermedades hicieron inviable seguir en dicho lugar. Y que, muy seguro, alguien les habló de Arequipa.

Arribaron en 1540. No hubo resistencia de los pobladores originarios. Ni violencia de los españoles. De ellos se menciona que no eran como los “trece del gallo”. Tampoco como los que llegarían luego a Lima, reclamando pureza racial y aristocracia. Posesionados en esta tierra, se la repartieron, se hicieron dueños y adoptaron a los naturales como servidumbre.

Y así nació la ciudad de Arequipa, con una campiña dominante, con un escenario natural casi de pintura. Con unos españoles dispuestos a construir el futuro. Y lo hicieron. Ese es el centro histórico de la ciudad, el que la Unesco declaró “Patrimonio cultural de la humanidad”.

Arequipa empezó a destacar nítidamente en el sur del Perú. “Arequipa era la ciudad diferente del sur”, menciona el historiador Flores Galindo. Y lo era: la más grande, mejor economía, urbanismo desarrollado, ubicación geográfica estratégica. También una ciudad blanca.

Y, por eso, una identidad étnica española. Costumbres, tradiciones, religión, comida, arquitectura, valores, etc., todo fue importado desde España. Combinaron insumos locales, pero no hubo fusión al estilo arguediano.

Después.… continuará.