EN VIVO - Manchester United vs. Liverpool: sigue el minuto a minuto del clásico de la Premier League con Cristiano Ronaldo

Madre busca desde hace siete años a su hija desaparecida en Puno

La última vez que doña Epifania se comunicó con María Huaricallo fue en agosto del 2014. Cuando fue a buscarla no halló rastro de ella. Quiso denunciar su desaparición ante la Policía, pero solo recibió indiferencia.

María Huaricallo Valeriano es buscada por su madre y familiares. Foto: Difusión
María Huaricallo Valeriano es buscada por su madre y familiares. Foto: Difusión
Claudia Beltrán

En enero del 2014, María Huaricallo Valeriano, de 21 años, salió de su vivienda del barrio Jorge Chávez en Macusani, de la provincia de Carabaya, con destino a la ciudad de Puno para encontrarse con su entonces pareja sentimental. Cada cierto tiempo llamaba a su madre, Epifania Valeriano Coronel, pero repentinamente en agosto de aquel año la comunicación se cortó y nunca más volvieron a saber de ella.

A principios del 2014, María, quien estudiaba computación en Macusani, le solicitó a su mamá dinero para viajar a Puno, por lo que esta le entregó 50 soles luego de que su hija le confesara que quería ir a reencontrarse con su entonces enamorado Oscar Choque. Doña Epifania, tiempo atrás, se había opuesto a esta relación, debido a que el varón era separado, tenía hijos y era varios años mayor que María.

Mientras inició la convivencia con su pareja, María se comunicaba con su progenitora, cada cierto tiempo. Doña Epifania le indicó que debía retomar sus estudios, pero su hija sostuvo que ya no regresaría a Macusani. Para entonces la madre de la joven estaba enferma y no pudo ir a verla para que le aclare tal situación. La última llamada de María se registró en agosto. Aquella vez, también habló Oscar. Ambos le aseguraron a Epifania que no se preocupe, que todo estaría bien.

Pasaron los días y las semanas, y al no saber nada de su hija, doña Epifania comenzó a llamarla. El celular siempre la mandaba al buzón de voz y con el paso de los meses, a inicios del 2015, la operadora le señaló que el número ya no existía. Esta situación encendió las alarmas de la madre, quien a pesar de su enfermedad decidió viajar a Puno, sin imaginar que solo encontraría más dudas e indiferencia.

La República se puso en contacto con una familiar de María. La persona prefiere que se guarde en reserva su identidad, debido a que en los últimos días recibió varias llamadas intimidatorias e incluso con información falsa sobre el paradero de María.

Cuenta que a principios del 2015, doña Epifania y algunos familiares acudieron a la salida Laraqueri, en Puno, donde vivía la pareja. Los únicos que les respondieron fueron los inquilinos. Les dijeron que, al parecer, Oscar está fuera del Perú. Conocían de vista a María y recordaron que la vieron llorando en muchas ocasiones.

Angustiada, Epifania acudió a una dependencia policial en compañía de la familiar que hoy nos responde al teléfono. “Se quiso denunciar la desaparición en abril. No nos quisieron aceptar la denuncia. Dijeron que ella (María) era mayor de edad y que la dejemos ser feliz. ‘Así como tú tienes pareja, así ella quiere’, eso me dijeron los policías, nos han discriminado”, nos cuenta entristecida.

Pero doña Epifania no cesa en su búsqueda. Insistió y este año junto a unos familiares y amigos realizaron una pequeña campaña en Puno para hacerse oír. Su familiar nos cuenta que solo cuando las autoridades escucharon llorar a doña Epifania en las radios, aceptaron que realice la denuncia. Coincidentemente, algunas personas les comentaron que Oscar Choque había vuelto de su largo viaje.

“Luego de la denuncia, en la Divincri, él fue a declarar. En su última declaración dijo que no sabía nada, que ella (María), hace muchos años, se fue a Macusani, pero no es cierto, porque ella nunca retornó. Ahora el caso ha sido archivado”, nos cuenta angustiada la mujer al teléfono, quien, además, considera que no se realizaron las investigaciones pertinentes.

Doña Epifania tiene problemas para recibir llamadas. Sin embargo, nos indican que ella alberga la esperanza de un día poder saber qué pasó con su hija, quien ahora tendría 28 años de edad.

A la derecha, doña Epifania, madre de María. Foto: Radio Altura