Puno no está preparado para afrontar la tercera ola por falta de camas y vacunas

De acuerdo a la Diresa Puno, solo cuentan con 37 camas de Cuidados Intensivos. Nuevo director de Salud, Jorge Sotomayor Perales, informará sobre nuevas acciones preventivas este miércoles.

Alerta. Puno figura entre regiones vulnerables por COVID-19. Foto: Juan Carlos Cisneros
Alerta. Puno figura entre regiones vulnerables por COVID-19. Foto: Juan Carlos Cisneros
LR Puno

En una proyección del Ministerio de Salud para una tercera ola, Puno sería una de las diez regiones más golpeadas por la COVID-19 con altas cifras de contagios y muertos. Los decesos proyectados en esta parte del país alcanzarían a 4.438 personas.

La Dirección Regional de Salud de Puno (Diresa), informó que ante una situación crítica a la registrada hasta ahora, entre el Ministerio de Salud y Essalud Puno y Juliaca, solo se cuenta con 37 camas de Cuidados Intensivos. Hasta el 13 de julio 28 estaban ocupadas.

La Diresa tiene un nuevo director. Se trata de Jorge Enrique Sotomayor Perales quien reemplaza a Walter Oporto. Sotomayor hoy 14 de julio dará a conocer recién las nuevas acciones para afrontar la probable tercera ola. Convocará a conferencia de prensa.

El decano del colegio médico de Puno, Vidmard Mengoa, dijo que ante cualquier desenlace urge contar con mayor número de vacunados. Recordó que las inmunizaciones ayudan a no acabar al paciente en un hospital en estado crítico.

Según el área de Inmunizaciones de la Diresa, Puno ha recibido 189 mil 172 vacunas. Con este lote se han inmunizado a 162 mil 322 personas.

Hilda Churaira, dijo que no hay vacunas. Solo cuenta con segunda dosis. Recordó que el gobierno se comprometió a enviar 46 mil 500 nuevas dosis que deben llegar los siguientes días.

Churaira, reconoció que la inoculación de vacunas en términos generales es positiva. Pero admitió que no alcanzaron las metas por grupo poblacional. “Por eso es que hay poca vacunación en adultos mayores. Se deben a varios factores. En parte hay resistencia, y todavía hay perjuicio y no podemos obligarlos”, dijo.

El jefe del laboratorio COVID-19, Fredy Condori, dijo que ante un eventual brote de la variante Delta, el número de contagios se multiplicaría y los decesos serían mayores. Empero precisó que su verdadero impacto se conocerá con mayor número de contagios. Ello permitirá determinar su letalidad.