VACUNAFEST - Todo sobre la jornada de inmunización a jóvenes de 23 años, rezagados y más
EN VIVO - Atlético de Madrid vs. Alavés por La Liga

Qué medidas deben adoptarse para evitar que el balón de gas sea tan caro

Urgencia. Analistas plantean devolver el GLP al Fondo de Estabilización de Precios a corto plazo. A mediano plazo la tarea es masificar el consumo de gas natural en ciudades fuera de Lima.

La Republica
Pendiente. La masificación del gas y el Gasoducto Sur Peruano deben ser puestos en agenda del nuevo gobierno nacional.
LR Cusco

Zaida Tecsi

Desde la quincena de junio, el precio del balón de Gas Licuado de Petróleo (GLP) de 10 kg ha fluctuado entre S/48 y S/52 en Arequipa, Cusco, Moquegua y Tacna. Desde entonces, los ajustes no han parado. En comunidades alejadas, el valor supera los S/ 85. Paradójicamente, en poblados nativos, cercanos a los pozos gasíferos de Camisea alcanza los S/ 135.

Para el gerente regional de Energía y Minas de Cusco, Iván Prado, la única manera de frenar el alza a corto plazo es que el GLP ingrese al Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (FEPC).

El catedrático de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), Humberto Campodónico, considera que los planes del nuevo gobierno deben orientarse a esa acción para el gas envasado y a granel.

Campodónico explicó que el FEPC sirve para evitar que la volatilidad de los precios del mercado internacional del petróleo crudo y sus derivados como el GLP, se traslade a los consumidores.

Actualmente el barril de petróleo supera $70. Con la reanudación de las actividades productivas pospandemia este alcanzaría $100. Eso se traducirá en más incrementos del GLP en el Perú.

Masificación del gas

Una solución a mediano plazo es la masificación del gas. Campodónico lo plantea como política de Estado, llevar gas natural de Camisea a las regiones a través de gasoductos secundarios pequeños y el city gate de Ayacucho.

“Se debe cambiar la idea de que estamos sujetos al vaivén de los precios internacionales y que no se puede hacer nada. Claro que se puede, vamos al gas natural”, subrayó Campodónico.

La masificación del gas permitirá conexiones domiciliarias como existe en algunas ciudades del sur. Petroperú administra este servicio en Arequipa, Moquegua y Tacna y Arequipa. Tiene 12 800 instalaciones.

Estas se alimentan con el hidrocarburo natural trasladado en camiones cisterna que llegan desde la planta de Pampa Melchorita (Cañete-Lima).

En Tacna se tienen 2 500 usuarios de gas natural, en Ilo 600 y en la ciudad de Moquegua apenas 500. Cada hogar paga entre 34 y 35 soles por 12 metros cúbicos de gas, lo equivalente a un balón de 10 Kg.

Petroperu tendrá la concesión de las plantas en estas ciudades por 3 años, hasta que el gobierno concesione ese servicio. Mientras tanto, no habrá ampliación de usuarios. Esta concesión antes la tenía la empresa Naturgy, la abandonó por el incumplimiento de los compromisos del Estado. Para romper el contrato argumentó que no se había construido el Gasoducto Sur Peruano. Naturgy no logró las conexiones domiciliarias planificadas por falta de gasoducto. Para abastecer a sus clientes transportaba el gas en camiones desde Melchorita. El costo no le fue rentable. Dicha empresa acusó al gobierno nacional de incumplir las condiciones de abastecimiento que le prometieron y aseguró haber fracasado en la inversión que hizo en las tres regiones con la instalación de ductos y plantas de regasificación.

Tras un largo periodo de negociaciones, Naturgy abandonó el proyecto de masificación el año pasado. Las ventajas de esa modalidad resultaron favorables para los bolsillos de sus usuarios. En Cerro Colorado (Arequipa), un usuario comenta que en sus recibos mensuales abona un promedio de S/ 19.

En Tangoshiari cuesta S/ 130

En las regiones de Cusco y Puno, los proyectos de masificación de gas han fracasado continuamente desde el 2014. El último intento se cayó el 21 de junio.

El balón de gas en Puno tiene un costo promedio de S/ 45, mientras que el boliviano en la frontera de Desaguadero está a S/ 30. Ante la diferencia, la población opta por el contrabando del gas de Bolivia.

En la ciudad imperial, el 85% de la población utiliza GLP y el 15% usa leña y bosta. El costo es mayor en las comunidades nativas. El jefe de Tangoshiari, Gilberto Chinchay, dijo a La República que los pocos que compran gas en esa zona pagan S/ 130.