EN VIVO - Sigue todas las incidencias de la Asamblea General de la ONU en Nueva York

Maestros en el sur que vencen a la pandemia

Día del maestro. Frente a las adversidades en tiempos de pandemia, varios educadores buscaron formas de reducir los impactos en el aprendizaje. Algunos volvieron a sus aulas y otros idearon nuevas metodologías.

La Republica
En las alturas. Antolín Santander enseña a niños de Laxa, un poblado ubicado a la Unión. Afirma que en este poblado no solo se teme al Covid, también a las bajas temperaturas.
Wilder Pari,Luis Álvarez Guevara,

Los profesores también le hicieron frente a la pandemia. Ante los vacíos de la educación virtual, varios buscaron caminos para mejorar el aprendizaje cognitivo y emocional. Algunos optaron por retornar a sus escuelas en las zonas más alejadas del país. Por ejemplo, en la provincia de La Unión, en Arequipa, 51 maestros emprendieron el regreso en abril. Otros implementaron nuevas metodologías de enseñanza. La República recogió testimonios de estos docentes en el sur, quienes hoy conmemoran su día.

Un nuevo hogar

En el último trimestre del año pasado, el Ministerio de Educación promovió el retorno voluntario a clases presenciales en zonas rurales, que tenían poca conectividad. En ese grupo de maestros está la profesora Pilar Roque Carbajal (40), directora y única docente de la escuela primaria 40527 de Saina, un anexo del distrito de Sayla (La Unión, Arequipa).

Para volver, la educadora se mudó al lugar. La requerían sus alumnos y también sus dos hijos. Y con ellos se trasladó a Saina. Al hijo menor, que cursa tercero de primaria, lo matriculó en la escuela que dirige; mientras que el mayor de cuarto de secundaria, sigue sus cursos a distancia. “Ya se adaptaron y la comunidad nos acogió con calidez”, indica.

En Saina se siente más segura. Según los reportes de la Gerencia de Salud, solo se detectaron 16 casos de COVID-19 en el distrito Sayla, sin fallecidos. Saina es un valle a 7 horas de la capital de provincia, Cotahuasi. Dos horas del camino final son a pie. Una distancia tan larga como la brecha tecnológica. La profesora Pilar refiere que el año pasado, por falta de equipos y conectividad, había riesgo de deserción escolar y las metas de aprendizaje se cumplían al 40%. Todo ello la motivó a volver, sumado a que tiene estudiantes entrando a la pubertad, quienes requieren orientación. “Es parte de mi labor, hay niños y niñas que me necesitan”.

La escuela de Saina tiene 11 alumnos, aunque solo 7 matriculados. El resto, son niños que no acceden de forma óptima a la virtualidad en sus colegios y hallaron en Saina, un espacio para el conocimiento. Incluso hay un menor de un distrito colindante de Ayacucho.

Residir en la zona, también permitió retomar la escuela de padres. Son charlas sabatinas, donde la educadora conversa de la importancia del estudio, pues los niños también apoyan en labores de las chacras. Según reportes de la Ugel La Unión, hasta el 2019 solo el 15% de alumnos de la provincia seguía estudios superiores al concluir el colegio. “En la clase los niños expresan sus sueños, quieren ser ingenieros, policías”, relata la maestra Pilar desde Saina.

En las alturas

Para acudir a la escuela 40605 de Laxa, sus 7 alumnos de primaria deben caminar hasta una hora. “Sus casas son cabañas que están alejadas entre sí”, refiere su único profesor Antolín Santander (50). Laxa es un anexo en las alturas de Pampamarca (La Unión, Arequipa), donde las familias se dedican a la crianza de auquénidos.

El coronavirus no es el único enemigo invisible, también el frío. El maestro Antolín muestra fotos de sus labores, ataviado con chullo para guarecerse de las heladas y la mascarilla sanitaria. Sus clases se imparten entre su aula techada con calamina, el campo y la vista de los nevados Coropuna y Solimana.

El docente es natural de Puno y también habla el idioma quechua. Así puede comunicarse con sus alumnos, cuya lengua materna es el runa simi. La virtualidad tampoco fue óptima, pues las familias carecían de celulares idóneos. Y hasta el año pasado la escuela no tenía energía eléctrica (ahora hay un generador por panel solar). Por ello el maestro decidió volver a clases presenciales desde el 2020, experiencia que repite desde abril.

Por el cerco epidemiológico que vivió la región Arequipa, el docente no pudo volver a Laxa el 21 de junio. En ese lapso, pudo recibir la primera dosis de vacuna contra la COVID-19 en Arequipa, que le correspondía por su edad. Ahora se siente más seguro. Tras el fin del cerco, ayer emprendió el retorno a su escuela.

Antes de regresar, el profesor Antolín pidió a las autoridades una mejor infraestructura para sus estudiantes. La escuela 40605 Laxa tiene más de 30 años y fue levantada por la propia comunidad.

Educación en las alturas.

Palmas para la maestra

Patricia Luksic Gibaja, es una profesora de la IE Inicial 464 de Wanchaq, con más de tres décadas de trayectoria en educación inicial. Ganó varios concursos y reconocimientos, como las Palmas Magisteriales 2019. Además, fue designada por la Gerencia Regional de Educación de Cusco como Maestra del Bicentenario, por sus iniciativas en la pandemia.

Ante el inicio de la emergencia sanitaria, la educadora emprendió un proyecto al que llamó “Nos cuidamos para evitar el contagio del COVID-19”, que comprende la composición de 20 canciones para difundir los protocolos. “A partir de las canciones los niños aprendieron a lavarse las manos, a ponerse bien el barbijo. Eso también influyó en los padres de familia”, señala la profesora.

Luksic Gibaja, añade que en estos tiempos difíciles, es importante buscar formas de interacción con los padres de familia y los niños. Por ello con el apoyo de psicólogos y la Ugel Cusco, dan soporte emocional.

Educación emocional

El profesor Eiffer Paredes Poma (34) considera que la educación escolar no solo es conocimiento, sobre todo en una época de pandemia, donde las relaciones sociales se han truncado. Por ello en su curso de inglés, da un espacio al aprendizaje emocional.

El maestro enseña en la institución 40510 Coronel Casimiro Peralta, del distrito de Alca (La Unión, Arequipa). Allí aún se imparte la educación a distancia. Es un colegio más grande que las escuelas de Saina o Laxa. Tiene tres niveles y en secundaria hay 104 alumnos.

Eiffer Paredes dedica unos minutos de sus clases, para que los estudiantes hablen sobre sus expectativas, sueños, miedos. Decidió implantar esta metodología al percibir un desgano en las labores por el estrés. “No había ganas de entrar a clases en cerca del 25%”, refiere.

Para implementar su metodología, el profesor tomó unos cursos en el portal Educared. Es el segundo año que lo realiza. “Cuando el conocimiento entra con emoción perdura más”, refiere.

Paredes Poma es uno de los más de 38.000 profesores del país, que la Fundación Telefónica Movistar y Fundación La Caixa capacita para que desarrollen sus competencias digitales y empoderen el rol del docente, al crear sus propios recursos y proyectos tecnológicos adecuados a las diversas necesidades de sus estudiantes

Eiffer Paredes Poma y Patricia Luksic, donde docentes dedicados a su trabajo.