Manchay: asesinan a joven cuando ingería bebidas alcohólicas en compañía de un amigo

Por la agresividad del ataque, agentes de la Policía Nacional no descartan un presunto ajuste de cuentas.

Policía llegó al lugar y encontró al menos 14 casquillos de bala. Foto: Raúl Egusquiza/URPI-GLR
Policía llegó al lugar y encontró al menos 14 casquillos de bala. Foto: Raúl Egusquiza/URPI-GLR
Sociedad LR

Por: Raúl Egusquiza / URPI-GLR

Botellas de cervezas rotas y un cuerpo tendido en el pavimento fue el resultado de un asesinato perpetrado la tarde este 27 de junio en la calle Los Lirios de Los Huertos, en el distrito de Manchay.

Aproximadamente a las 4.30 p. m., Freddy Alejandro Suárez Vítor (28) se encontraba libando cerveza junto con un amigo cercano de la zona, cuando de pronto llegó una moto lineal de color negro con dos sujetos a bordo, uno de los cuales descendió del vehículo menor y le disparó a quema ropa, para después volver al vehículo y emprender su fuga.

En la escena del crimen se encontraron 14 casquillos de balas, lo que hace presumir a las autoridades que se trataría de un posible ajuste de cuentas por la extrema violencia ejecutada.

Según informó la Policía Nacional a La República, el occiso contaba con una serie de antecedentes policiales, incluidos tráfico de droga, robo agravado y violencia familiar.

Los moradores del lugar comentaron que el fallecido pertenecería a una barra brava y que tenía constantes discusiones con otros jóvenes del sector alto de Manchay.

Crímenes por cargo

Los casos de asesinatos a manos de sicarios van en aumento y las noticias en distintas partes del país así lo demuestran.

La madrugada de este 27 de junio fueron hallados dos cuerpos en una trocha carrozable que conduce al sector Villa Los Ángeles, al costado del colegio militar Ramón Castilla, del distrito de Huanchaco, en la provincia de Trujillo.

Según testigos, sujetos desconocidos dispararon contra las víctimas, identificadas como Juan Enrique Yupanqui Olivares (41) y Carlos Francisco Flores Baca (38), y luego huyeron sin dejar rastro alguno.

Dos hechos similares ocurrieron en las últimas horas en el Callao y San Martín de Porres.