Salud mental de padres, madres y cuidadores es clave para la crianza positiva

Representante de Unicef en Perú, Ana de Mendoza, advirtió sobre el impacto de la pandemia en la crianza de niñas y niños.

Conversatorio se dio de manera virtual. Foto: difusión
Conversatorio se dio de manera virtual. Foto: difusión
La República

La Representante de Unicef en Perú, Ana de Mendoza, advirtió que los efectos de la pandemia están impactando en la crianza de niñas y niños debido a que muchos padres, madres y cuidadores enfrentan situaciones difíciles como la pérdida de empleo, el estrés financiero y emocional y la adaptación a las nuevas dinámicas familiares, lo que hace difícil la tarea de crianza.

“Lograr una relación positiva y responsable con vínculos afectivos estables y protectores entre los adultos responsables del cuidado y los niños y niñas es muy importante para el buen desarrollo de chicos y chicas. Es preocupante que 3 de cada 10 cuidadores presentan depresión y el 5% de los cuidadores signos de angustia, ansiedad o desesperanza. Esta situación se refleja en el estado emocional de niñas y niños, sabemos que 6 de 10 bebés menores de 18 meses presentan daño emocional”, precisó con preocupación durante el webinar “Salud mental, bienestar y crianza en tiempos de pandemia”.

La madre no lo puede todo…

July Caballero, de la Dirección Ejecutiva de Salud Mental del Ministerio de Salud, sostuvo que muchas veces las mamás pueden parecer las mujeres maravillas que quieren hacer varias cosas a la vez sin pedir ayuda y sobrecargándose de responsabilidades, lo que termina afectando su salud física y mental. “Debemos repartir las tareas de manera equitativa entre todos los miembros de la familia porque, aunque las mamás podemos parecer invencibles también somos seres humanos que necesitamos nuestro espacio y actividades que nos hagan sentir bien”, señaló.

De esta manera, destacó que la participación del padre en la crianza de los hijos y el apoyo a la madre es crucial porque demuestra una buena dinámica familiar lo que contribuirá a tener niños con mejor desarrollo cognitivo, académico, mejores relaciones interpersonales y, sobre todo, le permitirá disfrutar de su paternidad.

El desafío de cuidarse para cuidar bien

Durante el webinar se mostró que las mujeres embarazadas y sus parejas enfrentan grandes desafíos emocionales en este contexto de pandemia. Testimonio de ello es la influencer Yiddá Eslava, mamá de dos niños, uno de ellos nacido durante el aislamiento social, quien comentó que no poder asistir a sus controles, tener que estar todo el día en casa y la preocupación por la economía la afectó mucho a ella y a su esposo, por lo que decidieron buscar terapia psicológica con la convicción que solo sintiéndose bien podían transmitir tranquilidad a sus hijos.

El soporte familiar, siempre fundamental, ayudó enormemente a madres como Liz Daza de Iquitos. “Me tocó llevar mi embarazo y dar a luz en plena pandemia, cuando los casos eran más elevados en Iquitos, no podía ni ir a la posta para mis controles, pero gracias al apoyo de mi familia mi hija Amparo nació sana y sin ningún problema”, contó.

Por su parte, Úrsula Luna-Victoria, Directora de Educación Inicial del Ministerio de Educación, manifestó que los padres, madres y cuidadores deben ser conscientes de sus fortalezas, pero también de sus límites para sentirse bien y poder acompañar mejor a los más pequeños. Es importante hablarles a los niños con mucho cariño, respeto y sobre todo paciencia cuidándolos con amor, promoviendo el juego para que puedan aprender con placer y dejar que se expresen con sus propias palabras”, recomendó.

Al momento de su intervención Fanny Montellanos, viceministra de Prestaciones Sociales del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, coincidió en la necesidad de acompañar a los padres, madres y a sus cuidadores en este proceso en el que tenemos que revertir los efectos negativos de la pandemia. Resaltó que debido a esta coyuntura MIDIS ha tenido que ajustar todos sus programas nacionales porque el acompañamiento familiar en esta coyuntura es indispensable. “Hay que mirar a los niños desde un concepto más integral es decir no podemos de dejar de ver primero como se sienten sus familias”, finalizó.

Igualmente, desafiante han sido los primeros meses de la pandemia para las familias de niñas y niños con discapacidad. Al respecto, Diana Flores, madre de Valery, una niña de tres años con discapacidad comentó que “estaba preocupada porque Valery no podía recibir sus terapias en el Programa de Intervención Temprana de Iquitos, la única alternativa que encontré fue apoyarla desde la casa. Ahora que se reanudaron sus clases especiales, toda la familia está más tranquila”.

Entorno que apoya

Recordando que la salud mental y el cuidado de la infancia es responsabilidad de toda la sociedad, Paola Chocano, directora de Career Partners, comentó que esta pandemia ha humanizado a las organizaciones porque han puesto a sus colaboradores y a sus familias en el centro de todas sus decisiones.

[Publirreportaje]