Surco: rescatan a perrita que escapó de su casa y esquivó carros debajo del óvalo Higuereta

Los serenos paralizaron el tráfico para evitar que la perrita sea atropellada. Fue rescatada en una veterinaria.

Muchi tiene siete años. Foto: Municipalidad de Surco
Muchi tiene siete años. Foto: Municipalidad de Surco
Sociedad LR

Una perrita de siete años escapó este jueves de su casa y fue salvada de ser atropellada por agentes de Serenazgo de la Municipalidad de Surco y vecinos que caminaban por la zona. La mascota, llamada Muchi, había ingresado por la avenida Benavides, debajo del óvalo Higuereta, y casi fue atropellada.

Las cámaras de seguridad del distrito captaron el momento en el que la perrita casi fue atropellada en varias oportunidades. Personas y agentes de serenazgo no podían atrapar al animal, debido a que se metía debajo de los carros detenidos y esquivaba a los motociclistas que circulaban por la zona.

La persecución a la perrita. Foto: Municipalidad de Surco

Luego de que la perrita huyera de sus dueños por la vía pública, los serenos de Surco iniciaron la persecución por las calles del distrito. También se sumaron repartidores motorizados con el objetivo de evitar que le ocurra un accidente.

Los agentes del municipio paralizaron el tráfico; sin embargo, ella corría asustada y amenazaba con morder a aquel que quisiera tocarla. En las imágenes compartidas en redes sociales, se observan a personas tratando de detenerla pero ella evadía con velocidad.

Tras la llegada de un patrullero del Serenazgo de Surco, Muchi se metió por debajo de la unidad. Luego, la perrita se escapó de la móvil, corrió desde la avenida, saltó un muro e ingresó a una veterinaria donde se lastimó su pata izquierda y empezó a sangrar.

El rescate de Muchi. Foto: Municipalidad de Surco

La perrita se escondió al costado de un sofá y los veterinarios le colocaron una soga al cuello. “Muchas gracias. Yo estaba desesperada. Estaba que me volvía loca, estaba colapsando. Es un milagro que no la hallan atropellado”, declaró Gertrud Hill Von Gordon, propietaria de la can.