LO ÚLTIMO - Vacunación de jóvenes de 21 y 22 años inicia este lunes 27 de setiembre

Precio de la droga se desploma en el Vraem, según PNP

Narcotráfico. Restricciones por la COVID-19 y controles han golpeado a las mafias. El kilo de la PBC y del clorhidrato de cocaína se redujo casi en 50%. Antes costaba entre 800 y 1.200 dólares.

Decomiso. Esta es una de las recientes confiscaciones de cocaína en el Vraem. Las fuerzas del orden vienen ejecutando duros golpes a las mafias del Vraem. Foto: difusión
Decomiso. Esta es una de las recientes confiscaciones de cocaína en el Vraem. Las fuerzas del orden vienen ejecutando duros golpes a las mafias del Vraem. Foto: difusión
Óscar Chumpitaz

El Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) se ha convertido en el espacio ideal para producir todo tipo de cocaína. El paquete que tiene impreso un delfín significa que se trata de pasta básica de cocaína y que necesita su refinación.

Las letras AG o XW, otros logos utilizados por los distribuidores ilegales de droga, revelan que la sustancia controlada ya fue refinada. Son claves.

Hoy, el alcaloide producido en las entrañas de la selva amazónica peruana tiene como destino Brasil, previo paso por Bolivia. Desde suelo brasileño, la sustancia ilegal es exportada clandestinamente a Europa, Asia y África, aunque también una parte tiene como destino los Estados Unidos.

Logos. Algunas de las firmas utilizan la marca AG en el Vraem. Foto: difusión

Cayó luego de 6 años

Sin embargo, las restricciones de movilidad adoptadas por el Gobierno para enfrentar el nuevo coronavirus, los exigentes controles de la Policía y la vigilancia por las Fuerzas Armadas están golpeando las finanzas de las redes del narcotráfico.

De acuerdo con cifras oficiales conocidas por La República, se registran significativas variables en los precios de la cadena productiva de las drogas reflejadas en los valores de la hoja de coca, al tiempo que cayeron los precios del clorhidrato y pasta básica de cocaína.

Ahora, un kilo de pasta básica de cocaína lavada se comercializa en 450 dólares, cuando antes costaba entre 700 y 800 dólares. Un kilo de clorhidrato de cocaína está cotizado en 700 dólares, cuando antes llegó a costar 1.200 dólares.

Una arroba de coca, equivalente a 11,5 kilos, es comercializada en 50 soles.

Y es que, mientras la Policía y las Fuerzas Armadas atienden la emergencia sanitaria transportando a médicos, enfermeras, medicamentos y demás ayuda humanitaria a los lugares más apartados del país, no han descuidado la lucha contra el narcotráfico en el Vraem.

Así, después de seis años, desde antes de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, empezó a derrumbarse el precio de la droga en esa región.

Algunos productores confirmaron que ha bajado el precio de la arroba de coca y que ya no compensa sembrar, pues cobran un sol el kilo. Ahora buscan otras alternativas, como el cultivo de cacao.

Tres vuelos por semana

Agentes de la Dirección Antidrogas (Dirandro) manifestaron que en el 2014 y 2015 fue el apogeo del narcotráfico en el Vraem. Un kilo de clorhidrato llegó a costar 1.200 dólares.

Los narcos construían pistas de aterrizaje a orilla de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro, próximos a los poblados de Mayapo, Mantaro, Puerto Ene, San Miguel del Ene, Valle Esmeralda, Sol de Oro y otros.

Para la habilitación de pistas utilizaban maquinaria (cargador frontal, volquetes) de algunas municipalidades. El ingreso de las avionetas era frecuente, tres veces a la semana.

Narcopistas. La PNP incautó narcoavionetas en la selva. Foto: difusión

Los mafiosos

El coordinador de envíos de droga en avionetas era Edmerson Quispe Pariona ‘Chavo’, natural de Llochegua. Él trabajaba para las firmas de Clever Bernardo Ambrosio ‘Chila’ y Reyna Gozme la Fuente ‘Reyna’.

Como era conocido por los pilotos de las avionetas, ‘Chavo’ formó su organización, contratando a sicarios, algunos licenciados del Ejército, y se dedicó al envío de droga a Bolivia. Su red creció y llegó a pagar cupos a los remanentes terroristas.

El ‘Chavo’ se convirtió en el narcotraficante más buscado del Vraem hasta que huyó a Bolivia. La Policía está convencida de que está en la ciudad de Beni.

Dicho sujeto continuaría con el negocio de la droga, con personas de entera confianza. Uno de ellos, “JJ”, fue capturado por la Policía en Llochegua.

Las nuevas rutas de la cocaína

Los narcos de Llochegua, Mayapo, Canayre, Mantaro y San Cristóbal trasladan droga desde Natividad, con apoyo de mochileros que transportan 20 kilos de droga por caminos de herradura hacia la zona de Alto Pichas, donde se encuentran las pistas de aterrizaje clandestinas.

Asimismo, otros narcos del Vraem llevan droga, por vía fluvial, por los ríos Apurímac, Ene, Tambo Ucayali, hacia la zona de Atalaya, Pichis Palcazu, Codo Pozuzo, donde existen varias pistas. Las avionetas tienen como destino Bolivia y Brasil.

En la mayoría de los casos son custodiados por miembros del Partido Militarizado Comunista del Perú y sicarios. Todo a cambio de dinero.

Laboratorios. Una de las 'fábricas' de droga intervenida. Foto: difusión