Contraloría: Más de 4 millones de productos farmacéuticos podrían caducar

Productos valorizados en más S/ 5 millones permanecen en el almacén de Cenares de Lurín y corren riesgo de vencer entre fines de mayo y fines de setiembre.

Algunos medicamentos son usados para tratar enfermedades cancerígenas. Foto: Contraloría
Algunos medicamentos son usados para tratar enfermedades cancerígenas. Foto: Contraloría
Sociedad LR

Un total de 4 031 043 unidades de productos farmacéuticos, dispositivos médicos e insumos con riesgo de vencimiento en los próximos meses se encuentran almacenados en la sede del Centro Nacional de Abastecimiento de Recursos Estratégicos en Salud (Cenares) de Lurín, alertó la Contraloría General de la República.

Por medio de un comunicado, la institución indicó que se tratan de 75 productos que están valorizados en S/ 5 073 493,11 y que caducarán entre fines de mayo y fines de setiembre de este año.

La supervisión en Cenares permitió detectar que 14 medicamentos, que forman parte de la Estrategia Sanitaria Nacional de Prevención y Control del Cáncer, tienen como fecha de vencimiento el próximo 31 de mayo.

Por ejemplo, se almacena la Capecitabina de 500 mg, utilizada para el tratamiento del cáncer de mama, cáncer del sistema digestivo (colon, recto, estómago y esófago) y cáncer pancreático; y el Erlotinib de 150 mg, usado en el tratamiento de cáncer de pulmón y pancreático. También el Paclitaxel de 100 mg, recetado para tratar el cáncer de mama, ovario y pulmón.

Contraloría informó además que a principios de junio se cumplirá la fecha de vencimiento de 1.803 unidades de pruebas rápidas para la COVID-19. Asimismo, que hay 16 productos que vencerán, principalmente el 30 de junio, utilizados para prevenir los efectos de los tratamientos oncológicos, la leucemia, entre otras enfermedades.

Se recalcó también que dichas condiciones afectarían los esfuerzos de atender y mejorar la salud pública, así como que “no se cumplirá la finalidad pública para la cual fueron adquiridos”.

Por otro lado, advierte que el área de baja o productos rechazados dentro del almacén de productos no refrigerados del Cenares resulta insuficiente (solo disponen de dos andamios) para albergar la cantidad de productos que se encuentran en esa condición, lo que ha conllevado a que se encuentren ocupando áreas que no corresponden.