COVID-19: madre pide cama UCI para su hijo de 25 años de edad

Sociedad LR

Pese a que es prioridad, José María aún no es trasladado a cama UCI. Foto: Leidy Rojas (madre del joven)
Pese a que es prioridad, José María aún no es trasladado a cama UCI. Foto: Leidy Rojas (madre del joven)

El joven José María Toledo Rojas (25) se encuentra internado en el hospital Arzobispo Loayza, con sus pulmones comprometidos en un 50%.

Zeydi Rojas Castillejo, de 47 años, es una mujer que busca cama UCI para su hijo, José María Toledo Rojas de 25 años, egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, quien se encuentra internado en el hospital Arzobispo Loayza desde el viernes 7 de mayo tras contagiarse de coronavirus.

“Estoy desesperada. No hay una cama UCI en el hospital Loayza y ellos tienen que hacer un petitorio para transferirlo a cualquier otro hospital. Desde el día martes mi hijo se está agravando cada día más. La COVID-19 no perdona”.

Tras confirmar que había contraído el virus, se realizó una tomografía que indicó un daño de hasta el 25% de sus pulmones. Aunque un neumólogo contratado por la familia le dijo que solo tome paracetamol, la saturación de José María bajó hasta que fue necesario internarlo en el referido nosocomio.

Los médicos le señalaron que el sobrepeso de José María podía complicar su estado, pero que su temprana edad resultaba un factor favorable. No obstante, una segunda tomografía arrojó un daño del 50% en sus pulmones, mientras que el joven comenzó a presentar arritmia cardíaca y una saturación de oxígeno cada vez más baja.

“Desde el fin de semana está con 15 litros de oxígeno y a un 94% de saturación. El tema es que una de las doctoras le diagnosticó que su frecuencia cardiaca respiratoria, o sea, el corazón, no le está funcionando bien. Es arrítmico. No tiene una buena frecuencia. Cada día se está deteriorando, su organismo se está complicando más”.

En esa línea, una doctora del hospital Arzobispo Loayza aseguró a la señora Zeydi que había iniciado las gestiones para que José María pase a una cama UCI, debido a su arritmia cardiaca. Sin embargo, según explica su madre, dicho traslado viene dilatándose, mientras que varios otros pacientes son tomados como prioridad para la unidad de cuidados intensivos.

“Media hora después de que la doctora me dijo que había hecho la gestión, me llamó una enfermera para decirme que no fuera, porque no tenían cama UCI. Mientras preguntaba qué ocurría, cinco personas ingresaron a las camas UCI antes que mi hijo, cuando se suponía que le habían dado la prioridad según lo que me dijeron. Hablo con él y me está pidiendo auxilio”.

Ante esta situación, la ciudadana pide que se ordene una transferencia de su hijo hacia alguna clínica que pueda salvarle la vida. “Eso lo tiene que pedir el mismo hospital; no yo. ¿Quién me va a hacer caso a mí? Ninguno de los doctores lo hace. No sé qué están esperando hasta ahora”, expresa.

La señora Zeydi pide ayuda para José María, que seis meses atrás perdió a su padre a causa del coronavirus: “Su papá murió de COVID-19 en el hospital Rebagliati. (José María) es mi hijo, es el único que tengo. No voy a permitir que la muerte se lleve a mi hijo. Les ruego que puedan hacerme caso, que la ayuda no llegue cuando ya es tarde”, manifestó.