Minsa rechaza pedido de Southern para comprar 100 mil vacunas rusas

Argumento. Minera pretendía vacunar a trabajadores y familias de Moquegua y Tacna. La importación no cumplía los requisitos, según el Minsa.

Vacuna rusa. Según la minera Southern tenían un compromiso de venta de Gamaleya pero el Minsa no lo autorizó.
Vacuna rusa. Según la minera Southern tenían un compromiso de venta de Gamaleya pero el Minsa no lo autorizó.
Deysi Pari

Los privados insisten en adquirir las vacunas contra el coronavirus en forma directa de los laboratorios fabricantes para sus trabajadores, familiares de estos y proveedores.

El último intento fallido ha sido el de la empresa minera Southern con operaciones en Tacna y en Moquegua.

El 3 de mayo, durante un congreso denominado Comasurmin realizado en Moquegua, el director general de Operaciones de dicha compañía, Jorge Meza Viveros, informó de la negociación de 100 mil dosis con el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya. Este laboratorio fabrica la vacuna rusa Sputnik V. El Ministerio de Salud (Minsa) desestimó la solicitud. Por fuentes del Minsa este medio supo que hubo varias razones para rechazar la importación. Primero Gamaleya aún carece de registro sanitario para operar en Perú, Southern tampoco cumple el requisito para importar las dosis, esa tarea le compete a una droguería. Otro de los argumentos para desechar la oferta es el plan de vacunación en marcha que en esta etapa prioriza a los adultos mayores , la población vulnerable a la enfermedad.

Según el funcionario de la minera, hubieran usado 25 mil dosis para los trabajadores de sus unidades de Toquepala, Cuajone e Ilo. 30 mil las habrían dado a la región Moquegua y otras 30 mil a Tacna, mientras que para Ilo iban a ser 15 mil, el resto iba para Lima.

“Se hizo todo, pero el Ministerio de Salud no ha autorizado el uso de estas (vacunas)”, dijo Meza durante su exposición.

En abril, el ministro de Salud Óscar Ugarte, señaló que los productores de vacunas no están vendiendo a los privados sino a los gobiernos porque es mucho más fácil vender a escala nacional y que otra condición existente es que se tiene que aceptar la responsabilidad por los posibles efectos secundarios que pudiera causar alguna vacuna.

Southern no fue la única que quiso comprar. Según Jorge Meza, junto a otras compañías mineras se preparaban para adquirir en conjunto un total de 4 millones de dosis, de las cuales iban a usar 890 mil y el resto iban a entregarlas para que sean aplicadas a la población.

La CCIA se unió al pedido

La Cámara de Comercio e Industria de Arequipa (CCIA) sacó un comunicado para invocar al gobierno que permita a los privados adquirir las vacunas. En este documento del 5 de mayo, alegan que si les permiten hacer la compra, las dosis también la tendrían las clínicas y laboratorios privados y se agilizaría el proceso de vacunación. Además hacen alusión a que el gobierno no tiene la capacidad ni recursos para vacunar a todos los peruanos.

Según la Organización Panamericana de la Salud, aun no se puede permitir que los privados compren vacunas porque el objetivo principal es que estas se usen primero en beneficio de los grupos vulnerables, como adultos mayores y personal de salud, de acuerdo a un cronograma como ahora se viene haciendo.