Trujillo: municipalidad multa a granja por arrojar aguas servidas a la calle

Desperdicios generaron contaminación ambiental en tres urbanizaciones de la ciudad.

Los dueños del establo pidieron un tiempo aproximado de tres meses para poder trasladar a animales. Foto: Segat
Los dueños del establo pidieron un tiempo aproximado de tres meses para poder trasladar a animales. Foto: Segat
Javier  Meregildo

El Servicio de Gestión Ambiental de Trujillo (Segat) multó con más de 3.500 soles al establo Granja Las Casuarinas, ubicado en la Urb. El Cortijo de Trujillo, por arrojar aguas servidas a la vía pública.

La intervención se dio por las denuncias presentadas por vecinos de las urbanizaciones Porto Verde, Soliluz y el asentamiento humano Dean Saavedra, quienes se quejaron de percibir olores nauseabundos en la zona.

En el operativo se pudo constatar que en los exteriores del local existía una tubería por la cual líquidos malolientes discurrían hacia un campo de cultivo, como si se tratara de su fuente de regadío.

Según el Segat, los propietarios de la granja evitaron pronunciarse durante la intervención, a través de su Unidad de Fiscalización y Control, pero indicaron que trasladarán su establo a un ambiente fuera de la zona residencial, y que ello les tomará un tiempo aproximado de tres meses.

“Como Segat estamos comprometidos en seguir vigilando los problemas que atentan contra el medio ambiente. No estamos en contra de la actividad productiva, sino que es importante intervenir ante estos malos olores y residuos que afectan a los vecinos”, expresó el gerente general del Segat, Joel Díaz Velásquez.