Madres: lucharon y vencieron al virus por sus hijos

Denisse Torrico

Luchadoras. Brenda Jaimes y Dora Bonilla vencieron al COVID-19 después de permanecer en UCI durante varias semanas. Foto: EsSalud
Luchadoras. Brenda Jaimes y Dora Bonilla vencieron al COVID-19 después de permanecer en UCI durante varias semanas. Foto: EsSalud

Historias de valientes. Yoni Gómez (60) superó al COVID-19 y hoy sigue en primera línea en el INSN de Breña. Brenda Jaimes y Dora Bonilla llegaron embarazadas a UCI y con fe salieron adelante. Grace Escobedo conoció a su bebé luego de varios días.

Publicidad

“Siento que tengo una segunda oportunidad de seguir luchando; como mujer, médico y madre”, señala Yoni Gómez (60), pediatra del área de Emergencia del Instituto Nacional de Salud del Niño de Breña y sobreviviente del COVID-19.

La médico, quien lleva 28 años al cuidado de niños, se contagió del SARS-CoV-2 mientras cumplía su labor y apenas unos días después de haber recibido la primera dosis de la vacuna. Según cuenta, cuando inició la emergencia sanitaria pudo quedarse en casa por su edad; sin embargo, decidió ponerse en primera línea en la lucha contra el virus.

“Empecé a tener la molestia. Fui diagnosticada de COVID-19 y estuve hospitalizada en la Villa Panamericana durante 16 días”, narra esta madre de dos jóvenes profesionales a las que no ve debido a la pandemia.

Los síntomas –cuenta– le ocasionaron temor y desesperación, sentimientos que se fueron evaporando “como si despertara de un sueño”.

Luego de recibir el alta, la doctora Gómez continuó trabajando por los niños. “Cuando entro al hospital me invade la emoción y una gran fortaleza. Siento que he vencido una batalla bien complicada”.

Dice sentirse identificada con aquellas mujeres que hoy pasarán un Día de la Madre diferente y lleno de dolor producto de las miles de muertes y hospitalizaciones que ha provocado el COVID-19. “Si pudiera darles mi mano y ayudarlas a todas lo haría, pero cada una tiene que sacar la garra en este momento”, asegura con voz entrecortada.

Sobreviviente. Médico Yoni Gómez sigue en primera línea. Foto: difusión

Gestantes luchadoras

Brenda Jaimes pudo superar la enfermedad. Ella había cumplido 22 semanas de gestación cuando ingresó, el 5 de marzo, por emergencia al hospital Edgardo Rebagliati de EsSalud.

Tenía COVID-19 y su baja saturación de oxígeno hizo que sea internada en la Unidad de Cuidado Intensivos (UCI), donde estuvo 21 días. Recuerda que al despertar, el 27 de marzo, estaba desorientada, pero que lo primero que hizo fue tocar su vientre para saber si su bebé estaba bien.

“Lo único que hice fue agarrar mi barriga. Ahí es cuando los médicos me dicen que mi bebé estaba bien”, narra la también ejecutora de ventas.

Su recuperación fue lenta, pero le permitió volver al lado de su esposo y su hija mayor, de 6 años. Ella dice sentirse afortunada de tener la oportunidad de celebrar nuevamente el Día de la Madre con los suyos.

“Todos los días agradezco a Dios por un día más de vida, porque hay tantas personas que no han podido sobrevivir. (...) Te das cuenta del gran valor que tiene tu vida y de los familiares que te rodean”, señala.

Otro testimonio de vida es el de Dora Bonilla, quien ingresó al hospital Rebagliati con 21 semanas de gestación.

Fue internada el 22 de marzo con fiebre alta, dolor de espalda y un compromiso pulmonar del 72%.

“Yo me aferré a mi hija, mi pensamiento estaba en ella, aparte de mi bebé que está en mi vientre”, cuenta. Y añade que tomo su Biblia y depositó su confianza en Dios y en los médicos del hospital.

Médico coraje

Grace Escobedo es una médico de la Clínica Ricardo Palma y una madre coraje. Ella no solo demostró su valentía al luchar contra el COVID-19 y por la vida de su hija, quien nació prematura en plena pandemia.

“Después de unas semanas recién la pude tener en mis brazos. Fue duro, porque como madre esperas después de que nace tenerla cerca”.

Hoy disfruta de sus tres hijos de 16, 5 y 1 año de edad.

Es consciente de que lo que ella vive es una bendición que no todas las mamás pueden disfrutar debido a la pandemia y las decenas de muertes que ocasiona a diario. Por ello es muy cuidadosa con los protocolos de bioseguridad. Tiene la esperanza de que la vacuna traiga, a largo plazo, aquella normalidad que tanto extraña.

La historia de lucha de cada una de estas mujeres demuestra la valentía y entrega que tantas madres manifiestan en los momentos más terribles.

Madre. Grace Escobedo esperó semanas para ver a su bebé. Foto: EsSalud

Datos

En Comas. Rindieron homenaje a las madres fallecidas por COVID-19. Sus deudos acudieron con una rosa y una foto de la mamá ausente.

Desacato. Cientos de personas abarrotaron las tiendas para realizar compras de última hora.

Newsletter COVID-19 en Perú de La República

Suscríbete aquí al boletín de La República y recibe a diario en tu correo electrónico toda la información sobre el estado de emergencia y la pandemia de la COVID-19.