Ciudadano viajó en su bicicleta desde Lima hasta Puno tras ser despedido

Rosario Ticona

Juan  recibió el apoyo de otros ciclistas durante su viaje. Foto: Óscar Romero
Juan recibió el apoyo de otros ciclistas durante su viaje. Foto: Óscar Romero

Motivación. Juan Loma Chambi trabajaba en la capital, pero perdió su trabajo durante la pandemia. Decidió retornar a su natal Yunguyo y difundir el deporte.

Publicidad

Un ciclista puneño recorrió durante dos semanas y cuatro días la ruta Lima- Puno. Se trata de Juan Loma Chambi, quien a sus 65 años decidió realizar esta travesía en bicicleta. El adulto mayor contó que perdió su trabajo en la capital y que su deseo era retornar a su natal Yunguyo.

Fue así como Juan pasó por Ica, donde visitó Chincha, Nazca y Palpa. Luego, llegó a Arequipa, donde hizo su paso por Puerto Lomas, Camaná, Arequipa, Yura y Cabanillas. El trayecto prosiguió en Juliaca, luego Puno y, finalmente, se dirige hacia Yunguyo, localidad a la que arribará este viernes en horas de la tarde.

Juan relató que recibió el apoyo de otros ciclistas que conocieron su caso a través de las redes sociales. Agregó que varias veces tuvo que reparar su bicicleta y enfrentar otras dificultades como el intenso sol o las lluvias. Sin embargo, no se dio por vencido y se mantuvo firme.

Para el ciclista puneño, este reto personal también tiene un propósito. Contó a Los Andes que uno de sus objetivos es difundir el deporte y el ciclismo. Señala que esta actividad forma con disciplina y perseverancia a los jóvenes. Asimismo, recomendó hacer uso de equipos de protección como guantes y casco.

“Quiero que los jóvenes sean optimistas y positivos. Mente sana y cuerpo sano, el deporte es hermoso”, señaló.

Tras su arribo a la ciudad de Puno, un grupo de ciclistas lo recibió. Ellos aplaudieron su asombrosa acción y también invocaron a la población a apoyarlo en su trayecto hacia Yunguyo. Finalmente, los presentes posaron alegremente en varias fotografías junto a sus infaltables bicicletas.

El señor Juan llegará este viernes a Yunguyo. Foto: Óscar Romero